Sí, como suena: algunas elecciones que hacemos al momento de hacer “picotear” entre comidas bajo el inefable slogan de me estoy cuidando, dicen mucho, quizás demasiado de nuestra personalidad. Según estudios propios, estas son las peores decisiones, los 4 snacks que son dignos personas sin sexo.

 

 

Lo primero es lo primero.
Cualquiera  que se precie de poseer el más mínimo grado de honestidad intelectual sabe que “me estoy cuidando” no existe, no es posible. No se aplica a otra cosa más que tomar la pastilla, ponerse el casco para andar en moto y alguna otra cosa.
En lo que respecta a comidas, todas las muy pocas personas sinceras de este mundo, sabemos que “me estoy cuidando” es una excusa para comer poco, mal, y reventar el kiosco.
Eso sí! consumiendo productos light.

El-trastorno-por-atracon-500x281

Redacción de Un Blog Chino en este momento.

Al momento de prestarle atención a nuestra alimentación debidamente, corresponde consultar con un nutricionista, y no cortar calorías al azar.
Además es muy ingenuo pensar que un kiosco podemos llegar a encontrar algo remotamente saludable, más aun teniendo en cuenta que los productos light, suelen esconder enormes porciones de sal, azúcar, aceites, y aditivos (lo que no tiene de grasa, lo tiene en químicos). Y como si fuera poco, estas golosinas de culpos@, hacen que parezcas frígid@…
No me crees? Empecemos.

trillizas

Trillizas de oro: desprovistas de órganos genitales y de bondad.

 

 

Galletitas Frutigran.

frutigrannn

Son caras, tienen toneladas de harina, su portabilidad es nula (digamos que es como llevar un matafuegos en la cartera) y producen más acidez que las expensas.
Encima, con sólo mirar la tablita siniestra de la información nutricional y comparar con las Oreo, por ejemplo, podemos darnos cuenta de que:

 

Frutigran aporta cada 30gr (3 galles) 170 calorías en su versión Avena + Pasas (la más “saludable”)
Ore, aporta cada 30gr (3 galles) 159 calorías, en su presentación estándar.

Por qué son de frígida?
Y… Porque es muy de señora que no usa sus órganos sexuales, elegir comerse semejantes socotrocos impasables (las bajás con un promedio de 25 litros de café), que provocan acidez estomacal, cuestan un ojo de la cara y que encima te terminás comiendo 43 galletas, en vez de gastar menos de la mitad y GOZAR unas deliciosas Oreo. Que encima si te controlás, comés menos y las re disfrutas porque son riquísimas.
Nuestro medidor de frigidez en escala Von Brocke nos dio un resultado de:

5 evelyns

 

 

 

 

Yogur Ser (y todo lo de la línea Ser). 

sdfsdgOjo! Algunas cosas son ricas, eso no se puede negar. Pero partiendo de la base de que absolutamente todos los productos son de color verde y que el 94% publicidades son con mujeres con cara de “no uso lo que tengo entre las piernas porque es pecado” (según datos propios), los snacks de esta línea entran la categoría de despreciables.

Principalmente explotan a troche y moche las exigencias sexistas de este mundo (la mujer tiene que ser flaca, linda, FLACA) y sectorizan el nicho de mercado de insatisfechas con su cuerpo.
En lo que respecta a calorías, la línea Ser es imbatible. Según pudimos comparar, el recorte de grasas y azúcares en relación a otros productos (de la rama láctea en este caso) es muy amplio.
El detalle acá lo encontramos en que, en la gran mayoría de los casos, los alimentos con un índice de azúcares y grasas tan reducidos, como bien decíamos al principio, suelen tener presentes químicos que aporten el sabor que han perdido durante el proceso de hacerse “light”.  Aspartame, acesulfame K, sucralosa y steviosida, son algunos de los más usados. Sus consecuencias para la salud, no son las mejores.

Por qué son de frígida? Es muy de señorita de colegio católico pupilo que le da vergüenza su propio cuerpo, someterse a alimentarse con productos de esta línea “0%”, que sólo sirve para reforzar estereotipos y llenarte de más químicos que el sótano de Jesse Pinkman.
Mujer, mujer, liberaté! Sacate ese corpiño castrador y comprate un yogur como la gente!
El medidor de la frigidez dice:

3 evelyns

 

 

Vauquita light.

vauqi no sexA ver. Son dos cosas que no van en la misma frase.
Osea, un@ se compra la vaquita para bajonear, para ver una peli, para tolerar los dolores que llegan cuando “la cigüeña se suicida” (gracias por tanto, Ricardo Arjona), no para ADELGAZAR… Si quiero adelgazar me como una ensalada verde, no una Vauquita!

Decir Vauquita light es como decir, político honesto, madre copada, adolescente limpio, tensa calma… No puede ser! No existe! No se da en este mundo.

Aun así, la Vauquita light conserva su sabor en forma casi idéntica a la versión original. Y según pudimos ver, hay 30 calorías de diferencia y 2gr de grasa entre una presentación y otra. Pero curiosamente, la versión light tiene más del doble de sodio que la Vauquita posta. En qué quedamos? Encima, yo he tenido el placer de catar ambas en el marco de esta investigación, la Vauqui light es IGUAL que la original, sólo que hay más aire en la caja. Osea es más corta y finita. A qué estamos jugando?

Por qué es de frígida? Te lo tengo que decir, en serio tengo que dar motivos para explicar esta abominación? Obvio que sí porque de eso se trata el post.
Si tenemos en cuenta que, por la misma plata, por casi las mismas calorías, me puedo comer algo que fue concebido para que el consumidor se regodee de placer con esta golosina típicamente argenta, inigualable y sólo asequible en nuestra tierra; en vez de comprarme otra cosa más chiquita y sin gracia que parece más un chiste cruel que un “gustito”…. Sería muy de menopáusica precoz que dejó de usar su cuerpo por el trauma hormonal, tirarle la plata a un producto con menos magia que Emanuel.
Estalló el frigímetro:

10 evelyns

 

 

 

Choco Arroz.

choconosexEsta es la mentira más grande de todos los kioscos.
Es el colmo de la frigidez.
Es como bañarse vestido. Comer sin sal. Asado vegetariano. Pedirse un combo en Burger con agua mineral.
Osea, es una cosa que no es. Un sin-sabor, la cosa insulsa. Inconcebible.

Esta fracción de telgopor con un líquido amarronado parecido al dulce de leche y un baño de chocolate tan generoso cono Gerardo Sofovich, promete ser LA golosina light. La respuesta a las plegarias de todo obeso, el sueño del gordo, el mesías del goloso: poder clavarse un alfajorcito sin romper la dieta.
Bueno… Es mentira.

Primero es cualquiera porque comer UN choco arroz es como comer aire, es de cajón que te vas a comer dos y ahí es cuando se desbanda todo. Lo único rescatable es que, si tenés la fortaleza espiritual y moral, y el temple de un faquir en una cama con clavos miguelito, CAPAZ que en medio de un antojo después de 8 horas de laburo en oficina, te comas uno sólo. Y ahí tu cuerpo casi ni sentiría las 74 calorías que aporta.

Peeero aquí le encontramos el pequeño gran truco de marketing… Por más que su envoltorio sea verdoso, que pese menos que el aire y que sus calorías sean bajas, su concentrado de grasas es igual al de cualquier otro alfajor.
Viviana Baranchuk, encargada de un estudio sobre las bondades de la golosina, dijo sobre el Chocoarroz a diario Perfil:

Nos llamó la atención que las grasas saturadas sean iguales a las del alfajor, con prácticamente la misma cantidad de colesterol.

Por qué es de frígida? Es como demasiado de persona que tiene anulada su capacidad de sentir placer en algún rincón de su cuerpo, privarse de alimentarse de verdad, o de darse un gusto, para regalar, tirarle la plata a algún kiosquero del centro, y llevarte este pedazo de maqueta de nene de cuarto grado disfrazado de alfajor. Cualquier persona que se precie de usar su cuerpo como se debe, sabe que este rectángulo de angustia con dulce de leche, no merece llamarse alfajor, no llega ni a “alfa”… Ni Alf! (cuack).
No nos alcanzan los Von Brockes, esto nos supera!

evelyn + lanzoni

 

 

 

 

Más allá del frgímetro, lo más saludable a la hora de ingerir algo entre comidas, es que el snack en cuestión sea natural. Barras proteicas hechas en casa, semillas, granos, frutas. Cualquier cosa que no sea procesada, que no venga envuelta en plásticos raros y, mucho menos, que salga de un kiosco o de una cadena de comidas rápidas.
Volviendo al artículo citado de diario Perfil, los dejo con esta sencilla e interesante reflexión de Silvio Schraier, presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición.

No aconsejo ningún producto de estos, si me lo pregunta mi paciente le diré que sí pero no se lo recetaré. El humano puede vivir sin golosinas. (…) El hecho de que un alimento sea light no quiere decir que no engorde sino que tiene un porcentaje menor de calorías o sal o grasa. Toda la vida es mejor una fruta, siempre que se pueda hay que elegir un alimento que además de bajas calorías aporte vitaminas o proteínas

 

No seas amarg@, danos un like o compartinos, y quedate atent@ que dentro de muy poco se viene la segunda parte!
😀

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Latest posts by Sofia Delpueche (see all)

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.