El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, encabezará el acto oficial del Día de la Memoria tras una década de “enfriamiento”. La Casa Blanca anunció la desclasificación de archivos y organizaciones de derechos humanos ven una provocación. Heridas abiertas y desaciertos políticos.

 

 

“A mediados de la década del ’70, las desapariciones se habían convertido en el principal instrumento de coerción (…), y nadie las utilizó con más entusiasmo que los generales que ocupaban el palacio presidencial argentino”, reza uno de los miles de párrafos de La Doctrina del Shock, una suerte de biblia histórica de la autora Naomi Klein. El libro señala y demuestra la teoría del uso de la fuerza para la imposición de medidas económicas y sociales impopulares y devastadoras, teniendo como excusa la feroz lucha contra el comunismo propuesta desde Washington, durante la Guerra Fría.

Winston Churchill, Franklin D. Roosevelt y Iósif Stalin, en la Conferencia de Yalta (1945), considerada el inicio de la Guerra Fría.

Winston Churchill, Franklin D. Roosevelt y  Iósif Stalin en la Conferencia de Yalta (1945), considerada el inicio de la Guerra Fría.

 

Chile, Argentina, Perú, Brasil, Uruguay, Bolivia, Colombia, Guatemala, y casi la totalidad de Latinoamérica, cayó casi al unísono en las fauces de gobiernos de facto, los cuales aplicaron profundas medidas dedicadas casi exclusivamente a la destrucción de la soberanía de cada país y en favor del endeudamiento obsceno. A mano de plomo, mediante el uso de centros de detención y tortura, militares entrenados en la Escuela de las Américas, y economistas adoctrinados en la Escuela de Economía de Chicago (entre ellos Domingo Cavallo), se hicieron del poder en la práctica y las ideas, y consigo llevaron adelante el experimento del liberalismo económico a ultranza.

Crédito: AFP

Fuente: AFP

La participación activa de Estados Unidos desde la gestación y aplicación de medidas extremas, es innegable y evidente, tal como revelan los documentos desclasifcados durante la primera década del 2000 sobre el infame Plan Cóndor, muchos de ellos difundidos por WikiLeaks. A la caza del desarrollismo, la CIA gestó su primer golpe de estado en Irán en 1953 con la instauración del Shá, y esa mecánica se extendió durante 20 años en otros territorios, hasta lograr terminar con el keynesianismo latino a principios de los ’80. Siempre contando con la participación de políticos, militares y civiles de cada país, y valiéndose de la escalada violenta entre grupos de izquierda y ultraderecha que azotaron el cono sur.

 Augusto Pinochet y Henry Kissinger, Secretario de Estado de Estados Unidos ('73-'77).

Augusto Pinochet y Henry Kissinger, Secretario de Estado de Estados Unidos (’73-’77).

 

 

A cuatro décadas de el golpe y con la crisis del “populismo” de fondo en Venezuela, Brasil y nuestro propio país, la visita de Barack Obama no hace más que abrir las heridas del pasado y propiciar el retroceso en el tiempo, al menos metafóricamente hablando.

Juan Dyzenchauz miembro de la organización H.I.J.O.S en Córdoba, habla directamente de una provocación, pero más allá de eso cuestiona los intereses reales detrás de llegada de Obama en una fecha tan sensible. “Creemos que lo importante es saber para qué es esta visita. Esperamos que no se sigan tomando medidas tanto políticas como económicas que perjudican al pueblo argentino. Esperamos que no tenga como consecuencia más endeudamiento y más ajuste”, expresa Dyzenchauz.

Portada de Facebook del presidente Mauricio Macri.

Portada de Facebook del presidente Mauricio Macri.

Lejos de las teorías conspirativas del presidente de Ecuador, Rafael Correa y Dilma Rousseff (quienes llegaron a hablar de un intento de “golpe blando” en la región), sí es acertado reconocer que algunas de las medidas del actual gobierno, están claramente orientadas a recuperar el vínculo con los Estados Unidos:  el jugador internacional más importante del mundo, que la administración Kirchner se encargó de borrar de la agenda nacional e incluso fustigar en cadena nacional, y además con el que históricamente Argentina supo negociar “torpemente”, por no decir en su favor.

Expresidente Carlos Menem y George Bush (1990).

Expresidente Carlos Menem y George Bush (1990).

“Hay que recordar que en los años 90, el gobierno argentino estuvo muy cercano a la Casa Blanca y al FMI. Esto implicó la implementación de un capitalismo salvaje. Para poner en contexto esta visita hay que mirar lo que está pasando en nuestros países hermanos” explica Dyzenchauz y continúa: “No tenemos que volver a tener con Estados Unidos ‘relaciones carnales’ o un alineamiento ciego. En este momento Brasil es el principal socio comercial de Argentina. El segundo es China, enemigo público del gobierno estadounidense. Creemos que hay que estar atentos a estos gestos, gestos que se complementan con otros como puede ser el hundimiento de un buque chino por parte de la Prefectura.”

 

Desde Abuelas de Plaza de Mayo, el mayor pronunciamiento tiene que ver con el anuncio de la desclasificación de archivos de inteligencia clave desde Washington, orientados a esclarecer el plan sistemático de desapariciones en Argentina entre el ’76 y el ’83. “Es un gesto de gran humanidad que en vísperas de su visita a nuestro país en el marco de los 40 años del último golpe de Estado cívico militar –en el que el Estado norteamericano estuvo tan implicado-  el gobierno estadounidense manifieste la voluntad de dar respuesta a los familiares y víctimas de los crímenes cometidos en aquella dictadura”, aseguran desde la organización. “Anhelamos que la desclasificación de estos documentos permita echar luz sobre el destino de nuestros detenidos desaparecidos y que contribuya a avanzar en el proceso de justicia iniciado en nuestro país, a partir de la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final”, anunciaron desde al área de prensa.

Abuelas de Plaza de Mayo.

Abuelas de Plaza de Mayo.

A pesar de esto mantienen sus reservas, y fue la propia Estela de Carlotto quien anunció que no estarán presentes en el acto que encabezarán Mauricio Macri y Barack  Obama el 24. “No es el momento para que estemos en un lugar así cuando estamos recordando 40 años de algo tan atroz, lleno de dolor”, dijo Carlotto Télam. Por su parte, Hebe de Bonafini encabezó un acto en repudio a la visita del mandatario estadounidense, días atrás en la Facultad de Derecho de Ciudad de Buenos Aires. Además difundieron un comunicado de prensa en relación al pedido de Claudio Avruj, secretario de Derechos Humanos de la Nación, de prisión domiciliaria para exrepresores:  “estamos asqueadas, pero ahora nos explicamos porqué viene Obama. Viene y tiene que encontrar el país limpito. Para ellos, limpito es que los torturadores vuelvan a sus casas, que los masacradores vuelvan a masacrar”.
En el mismo sentido se pronunció Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, de acuerdo  a los dichos de una de sus representantes, Taty Almeida, a Ámbito Financiero: “Madres-línea fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, y la agrupación H.I.J.O.S. tomamos la decisión de no participar de ningún acto oficial junto al presidente norteamericano”.

 

 

 

La ex ESMA, el centro de detención clandestino más importante del país, registra la tristemente célebre cifra de 5000 desaparecidos y el nacimiento de, por lo menos, 34 bebés los cuales posteriormente fueron apropiados. En el epicentro de torturas y secuestros, en el espacio que hoy se consagra como el museo de la memoria, allí se esperaba que Barack Obama diera un discurso alusivo a su llegada, el mismo 24 de marzo, con todo lo que eso implica.

Ex ESMA, hoy Espacio de Memoria y Derechos Humanos.

Ex ESMA, hoy Espacio de Memoria y Derechos Humanos.

Hoy está descartada esa posibilidad,  por lo que el mandatario dirá sus palabras y probablemente mencione la participación de su país en el golpe, durante el acto oficial en el Parque de la Memoria: alejado y resguardado de las manifestaciones populares y de organismos de derechos humanos.
Sin dudas, la presencia de Obama es un gesto de acercamiento, de reapertura oficial a la relación bilateral y, por qué no, un mea culpa de las heridas de los ’70. Aunque todo esto sucede en una fecha demasiado controvertida: en el 40º aniversario del  inicio de una dictadura feroz que se hizo con la vida de 30 mil argentinos, y en un momento de turbación social por la creciente debacle económica.

 

 

 

¿Qué opinás? Dejanos tu comentario abajo o compartí el artículo en tus redes sociales.

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Comentarios

Comentarios