El 17 de mayo se celebra el Día de Internet, la fecha busca dar a conocer las bondades la sociedad de la información ¿Pero existe realmente la veracidad de las noticas en una sociedad hierconectada? ¿Es posible encontrar una salida al laberinto de la posverdad? 

 

El 17 de mayo es la fecha señalada en casi toda Latinoamérica y algunos otros países, el llamado Día de Internet. Surgida en 2005, la efeméride tiene como objetivo dar a conocer y fomentar los beneficios de la llamada Sociedad de la Información, acortar la brecha digital, aportar a la participación y  a los gobiernos ciudadanos, entre otras cosas.

La sociedad de la (des)información.

A menudo se define a la sociedad de la información, como aquella en donde quienes la integran, se encuentran atravesados por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Las TIC pasan a jugar un rol preponderante en la creación, distribución y consumo de la información.  La emergencia de las sociedades de la información, debería contribuir a una mayor equidad, partiendo de la base de que el conocimiento implica “empoderamiento”.

sociedad de la informacio

Plaza San Pietro. La elección del Papa en 2013 se hizo viral. (Associated Press).

 

¿Qué sucede cuando la información se rige bajo la lógica del mercado? ¿Cuando las estaciones de televisión, los medios tradicionales  e Internet, administran su contenido teniendo como premisa la competitividad y el lucro?

Pierre Bourdieu en su ensayo Sobre la televisión, habla acerca de la circulación circular de la información. Así tal y como suena, el autor explica que en los medios de comunicación existe la homogeneización de la información y esto se debe a que las grandes corporaciones de medios, se rigen bajo la lógica mercantil de producción de contenidos. Algo así como “si tal diario cubrió tal noticia, entonces la cubrimos nosotros también”. Todo esto para no quedar excluidos de la competencia por la audiencia (en este caso).

bourdieu

“A través de los índices de audiencia la lógica comercial se impone a las producciones culturales.”
(Pierre Bourdieu).

 

Los medios y periodistas se leen entre ellos, compiten entre ellos, producen para ellos y tratan de ganarse entre ellos, siempre atados a los grandes intereses del sector privado o gubernamental. Contrariamente al fin original del periodismo en relación a su incidencia en la opinión pública, nunca antes la información periodística estuvo tan ceñida y atada a intereses lejanos, ajenos e incluso contrarios y hasta dañinos a los de la sociedad en su conjunto.

 

 

A pesar de Internet, que propone una estructura de producción y consumo de tipo horizontal /pro-sumidor desde la web 3.0 (precisamente me refiero a las redes sociales), más transparente e incluso más honesto, las grandes corporaciones se están apropiando cada día más de este espacio. Si bien Internet es abierto y libre para todos, claramente no es igual el caudal de usuarios que pueden seguir a un periodista “independiente”, que toda la masa de gente que puede acarrear un medio pulpo estilo CNN o RT News. El ratio de influencia no es comparable bajo ningún punto de vista.

La posverdad.

Si alguien sabe de cortinas de humo, esa es la televisión y los medios tradicionales. Es frecuente notar como ante determinados hechos (ataques terroristas, guerras, hambrunas, epidemias, implementación de políticas impopulares) el arco mediático en su conjunto sucumbe en una suerte de trance unísono de noticias recicladas. Forman una especie de paredón de información donde, bajo la presión de la primicia, la velocidad manda junto con los intereses creados. Aquí solo importa entretener, independientemente de qué se esté diciendo, sino Fantino no tendría tanto éxito… Si es verdad o mentira no interesa, porque lo que prevalece es el mercado.

 

 

La posverdad, este fenómeno nuevo y viejo a la vez, se circunscribe en este escenario donde no importa el qué, sino el cómo. No importa si el video de la “batalla narco” en la triple frontera que mostró Eduardo Feinmann es falso como chino negro (gracias Rocío Quiróz), no importa que todos SEPAMOS que el video de hecho es falaz, lo que importa es el primer impacto. La primera sensación.

 

trump posverdad

“El concepto de cambio climático fue creado por los chinos con el fin de hacer menos competitiva la producción de Estados Unidos.” Donald Trump.

 

En la era de la posverdad, lo que importa es apelar al sentimiento, a lo sensorial, a las emociones. Así como las grandes marcas venden una “experiencia”: Coca Cola te dice “taste the feeling”, Quilmes “El sabor del encuentro”, el gobierno habla del “segundo semestre” (hace dos años).
De ambos lados y en todos los rincones del planeta, Twitter de por medio, se busca instalar mentiras enormes en pos de debilitar al contrincante. Aunque ese rival sea el mismo pueblo.

 

El manual.

Si sabemos que vivimos en un mundo hiperconectado, donde las noticias van y vienen y nos inundan los feed de nuestras redes sociales pero muchas de estas pueden ser falsas ¿Cómo podemos escapar de la sociedad de la (des)información?

 

  • Cuestione todo.
    Corrobore el dominio (url) de la noticia. Aunque sea de un medio conocido piense: ¿Para quién trabaja esta empresa? Para esto vea la publicidad del sitio. Si hubiera un banner de Panamerican Energy (por  ejemplo) de por hecho que esa  web jamás hablará de energías renovables.
  • Haga una segunda búsqueda.
    En innumerables ocasiones y más que nada en tiempos electorales, los diarios online encuentran fascinante resucitar noticias viejas y presentarlas como nuevas. Copie y pegue alguna frase de la nota en Google y compruebe así su veracidad.
  • Busque por imágenes.
    Así como pasó con Página 12 hace unas semanas, es común que en los medios se utilicen fotos erróneas para ilustrar,  agrandar o inventar un hecho. Copie la url de la foto y péguela en el buscador de imágenes de Google. Si aparece en otro sitio, con otra fecha y título, descubrió el timo.
  • No confíe ciegamente en sus amigos.
    Ana Clara puede ser una excelente compańera de Zumba, pero tal vez no tenga buen criterio a la hora de informarse. Aunque su mejor amiga/o comparta contenido en Facebook, esto no garantiza que la nota sea real. No se fíe!
  • No crea todo lo que lee en los comentarios.
    Bots o cuentas clon. Existen compañías que operan en forma oculta o grupos de personas pagos (o con mucho tiempo libre) que se dedican a comentar y retuitear en forma compulsiva. Lo que buscan es influir en el termómetro social, ya que muchos suelen verse influenciados por las ideas de “la mayoría”.
  • Sea activo.
    Si recibe o se encuentra con una noticia sobre su región, pueblo o simplemente sobre un tema que maneja con soltura, comente y si se puede incluso edite. Puede que quien redactó simplemente se haya confundido o no conozca el asunto en profundidad. En el peor de los casos, está desenmascarando una mentira. Si fuera necesario, denuncie el contenido.
  • No crea todo lo que lee.
    Sea escéptico, siempre.

 

El concepto de sobre información o information overload acuñado por Alvin Toffler , describe un contexto saturado de datos incorrectos e inservibles , justamente por su abundancia.

El concepto de sobre información (information overload) fue acuñado por Alvin Toffler. Se trata de un contexto saturado de datos incorrectos e inservibles , justamente por su abundancia.

 

Las noticias falsas o fake news (latiguillo del inefable Donald Trump), no son solo un problema sino una amenaza para la democracia y la soberanía de los pueblos. Aunque la frase suene a Che Guevara, esta es la cruda realidad: no existen sociedades libres y justas donde no hay disponible información fidedigna y de calidad. El problema es tan grande, que desde Facebook  diseñaron un plan para identificar contenidos falsos en la plataforma.

 

Internet es una herramienta poderosísima que aunque sea un cliché, nos acerca, nos une, nos iguala y en mayor medida nos educa. En el día de Internet, qué mejor que celebrar tratando de hacer de este un espacio mejor, más justo y más limpio para todos.

 

Si te gustó, dejá tu comentario o compartí esta entrada en tus redes. 

😀

 

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Comentarios

Comentarios