La historia cinematográfica argentina es rica y diversa. Durante los buenos años supimos competir codo a codo con Hollywood, en los peores mostrábamos mucha “carne”, y hoy la industria vive un resurgimiento con altos y bajos. En esta breve recopilación, veremos algunas de las escenas más bizarros del cine nacional.

 

El cine argentino es probablemente uno de los más interesantes y nutridos del mundo. Sea por sus directores, esplendor en su época de oro y por cómo ha reflejado los momentos históricos del país (para bien o para mal), la gran pantalla vernácula ha dejado grandes obras en su desarrollo.
Pero lejos de los grandes títulos, vamos a concentrarnos en películas y escenas que se destacan por las razones equivocadas.
Momentos controvertidos, grotescos, un poco de mal gusto y malas actuaciones, están por venir.

 

 

Peligrosa Obsesión.

Como las de Sofovich, pero con hombres.
Acción, intriga y suspenso. Tres condimentos que dan pie para que Mariano Martínez y Pablo Echarri muestren sus trabajados cuerpos.
La película se estrenó en el 2004, y tuvo una gran aceptación del público, probablemente debido a la gran popularidad de los galanes del momento. Además (a pesar de ser bastante obvia), la película tenía efectos visuales aceptables para esa época, y era bastante entretenida.

Javier pertenece a una familia dueña de una importante empresa de camiones. Luego de un accidente en la ruta, muere su hermano menor y su padre queda en coma. Los nuevos socios de la empresa tienen negocios turbios con el narcotráfico y él intentará detenerlos con la ayuda de Tony, un ladrón de guante blanco, y de Marina, una hermosa brasileña que se encuentra con ellos por casualidad. (Filmaffinity).

De todas maneras, eso no fue suficiente para que zafara de la lista.
Axé neurológico, fiebre carioca y portuñol. Personajes trillados y el cliché de siempre: abdominales, sobreactuaciones, chicas sensuales, y puteadas tipo Eric Cartman. “A dança do maní.”

 

 

Tristán, el Camarero Nocturno.

Decididamente durante la década de los ’70, en plena dictadura militar, la cultura del país vivió momentos de franca decadencia, y el cine no fue la excepción.
La censura reinante en la época hizo que llegada la democracia, el cine se viviera una catarata de producciones “picarescas”, con los hermanos Sofovich a la cabeza.

Dos amigos llegan a Mar del Plata. Allí, uno abandona al otro, dejándolo en la calle y sin trabajo. El más tonto tiene que emplearse como camarero en un hotel. (Filmaffinity)

Lugares comunes, chistes fáciles y misoginia, los destacados de Camarero Nocturno.
Esta escena, promete mucha vergüenza ajena. inspección ocular de glúteos y sombrerito “piluso” en mardel.
Para Francis Ford Coppola que lo mira por tv!

 

 

Un Argentino en Nueva York.

O mejor dicho, cómo explotar el mejor momento de Natalia Oreiro.
El título remonta al auge de Tinelli y Figuretti alrededor del mundo. Las (lamentables) aventuras y desventuras de los argentos en otros países, “nutriéndose” de otras culturas.

La película narra la historia de Franco DeRicci y su hija Verónica. Franco es un músico de la Orquesta Sinfónica de Avellaneda, está separado hace 7 años y es sentimental y bonachón. Verónica es una rebelde adolescente, atractiva e inteligente, que siempre obtiene lo que quiere. A causa de un intercambio estudiantil ella viaja a Nueva York por sólo tres meses, pero sorpresivamente no vuelve en la fecha programada y decide quedarse a vivir en dicha ciudad. Cuando Franco se entera, resuelve ir a buscarla para convencerla de que vuelva a Argentina. (Wiki).

La “comedia blanca” de 1998, fue un éxito en la taquilla, aunque no tanto en la crítica.
En esta memorable escena (que formaba parte del tráiler y fue una de las más comentadas por su “comicidad”), podemos ver una claro ejemplo del comportamiento criollo en el exterior.
El argentino que viaja a un país cuyo idioma desconoce y trata de hacerse entender.
Francella, Whoopi Goldberg, inglés mal pronunciado y “lenguaje de señas”. Esta escena lo tiene todo.

 

 

El profesor Punk.

Sid Vicious+triglicéridos = Pancurulo.
Es imposible recordar a Jorge Porcel (un gran comediante, ciertamente), sin relacionarlo con todos los mitos y verdades acerca de su personalidad, no muy bondadosa.
Aun así, nuestro gatito de la suerte propone este espacio para “repensar a Porcel” (?).

Pancurulo (Jorge Porcel) es un querible y poco ortodoxo profesor de música de un colegio secundario que acompaña a sus alumnos a un campamento. A ese lugar llegarán dos evadidos que buscan un tesoro escondido. (Filmaffinity).

Quizás lo más curioso de este largo es que su director, Enrique Carreras, haya elegido tomar el camino de la representación anarquista, luego de una seguidilla de títulos verde oliva como Rambito y Rambón, Los Colimbas se Divierten y Los Colimbas al Ataque.
Si bien la sinopsis lo dice todo, esta escena vale más que mil palabras.
Advertencia: el tema es demasiado hardcore.

 

Los Superagentes no se rompen.

Shark, Dolphin and Little Crappie.
La mega saga rioplatense de espías, dejo 9 joyas de la cinematografía nacional en su paso por la gran pantalla.
Los agentes Tiburón, Delfín y Mojarrita, enloquecieron a multitudes con títulos repletos de acción y humor.

Una bomba en miniatura debe ser recuperada. Para ello los superagentes reciben super poderes nucleares. Tiburón obtiene fuerza nuclear, Delfín vista nuclear y mojarrita recibe el inolvidable dedo biónico. (FIlmaffinity).

Estos tres héroes nacionales de la ficción, vivieron durante los ’70-’80 y gozaron de un gran éxito y, para la época, sus películas estaban buenas. Sólo que hoy, a la distancia podemos apreciar los chistes fáciles y los combates a sangre fría, con una mirada más aguda… (Nos reímos porque es vieja y está mal hecha, fue).
Peleas virulentas, gestos obscenos a medias, asiáticas de Merlo y Pitágoras79. No tiene desperdicio.

 

 

 

Y vos, qué escenas o películas bizarras viste ultimamente???

Sofia D.

Sofia D.

Locutora, periodista.
Genero contenido para este blog y otras plataformas web.
Sofia D.

Comentarios

Comentarios