Casi 3 millones de personas se manifiestan contra Dilma. Juicio político y la posibilidad de que Lula termine preso. Conexiones locales del tejido de corrupción mais grande do mundo. Enterate de todo haciendo click.

 

 

Génesis.

Dilma Rousseff, actual mandataria de Brasil en funciones desde 2011, fue la candidata elegida por Lula Da Silva, actual presidente del PT (Partido de los Trabajadores). El expresidente (2002-2006 / 2006 – 2010) y sindicalista, había depositado en la dirigente, la responsabilidad de continuar con sus políticas de Estado, las cuales sacaron a millones de la pobreza e hicieron de Brasil, una de las grandes potencias emergentes durante los últimos diez años. Dilma comienza sus funciones en 2010 tras ganar la elección, y es reelecta en octubre de 2014.

lula y dilma

Lula y Dilma en campaña, 2014.

 

 

 

Los síntomas.

Los primeros problemas comenzaron a verse durante el 2014, tras las primeras consecuencias de la investigación judicial sobre el desvío de fondos a Petrobras, y en vísperas de la Copa del Mundo.
Desde entonces se desataron grandes protestas por los primeros ajustes económicos, contrastantes con el gasto magnánimo en estadios de fútbol e infraestructura turística, los cuáles muchos no terminaron de ejecutarse por falta de fondos o bien, se finalizaron muy cerca de la fecha y con graves faltas en materia de seguridad.
Marchas y disturbios contra la suba del transporte público, tuvieron lugar cerca de los estadios y denuncias sobre obreros muertos en la construcción de esos recintos, sacudieron la opinión pública. Para ese entonces, el Real había perdido casi un 13% de su valor frente al Dólar.

protestas brasil 2014

“Queremos hospitales modelo, FIFA.” (Protestas Brasil 2014)

 

 

El ajuste.

A principio de 2015 y con el escándalo de Petrobras, la imágen de Brasil ante el mercado mundial comienza a caer, y con él su economía. Esto perjudica la calificación crediticia del país (es decir: intereses más alto al colocar deuda), y dispara la inflación casi un 8% anual, dos puntos arriba del techo del 6%. Durante el año se realizaron fuertes recortes en materia de gasto público. Para el segundo semestre de 2015 la crisis en Brasil le costó al país un desempleo del 7,6%, una fuerte contracción en el crecimiento y el real alcanzó su valor más bajo en 12 años. Es en septiembre donde el ajuste mostró su peor cara y alcanza a los planes sociales y la creación de nuevos impuestos.

Crisis en brasil_Real

Cotización del Real tras la mayor devaluación en 10 años.

 

 

Contexto.

La crisis en Brasil, uno de los popes del BRICS, emerge a la par de la desaceleración económica mundial, producto del stop al consumo de China: el relativamente nuevo jugador en materia de demanda de productos. La baja demanda del gigante asiático y la crisis del petróleo (el barril cotiza por debajo de los treinta dólares), y el bloque europeo todavía hoy tratando de sobreponerse al golpe del 2008, establecen un escenario económico sin lugar para los débiles.

lunes negro china

La bolsa cae 5%. Lunes negro en China (Agosto 2015).

 

 

El por qué de la crisis.

Los buenos años de Lula se debieron en parte a un modelo económico que (en forma similar a grosso modo) a lo que sucedió en China y Argentina, utilizó el incentivo del consumo interno como principal motor. Medidas orientadas en este sentido combinadas con altos índices de desempleo, gestaron la inflación que hoy amenaza al poder adquisitivo. Durante el mandato de Dilma Rousseff se aplicaron múltiples medidas de austeridad para contrarestar el alarmante déficit fiscal, y el aumento de impuestos y tarifas engrosó la recaudación de bancos y entidades financieras, pero no logró reavivar la economía en franco retroceso.
Las medidas impopulares no hicieron más que alimentar la hoguera del escándalo que resultó ser el caso Petrobras.

Dilma Rousseff en su discurso de asunción. Allí anunció el primer ajuste fiscal.

Dilma Rousseff en su discurso de asunción. Allí anunció el primer ajuste fiscal.

 

 

Lavo jato: el negocio de las coimas en Petrobras.

Todo comenzó en enero de 2014. En un “descuido” el empresario Alberto Yousseff, tristemente célebre por otro escándalo de corrupción en décadas anteriores, compra un auto de lujo a nombre de Paulo Costa, exdirector de abastecimiento de Petrobras. La operación gatilla una investigación que se conocería como Lava jato (lavado rápido), que tendría el fin de demostrar el desvío sistemático de fondos públicos, a funcionarios y altos empresarios en Brasil. En marzo de 2014, la policía ya había arrestado a 24 involucrados, más tarde Costa y Yousseff correrían la misma suerte. La investigación federal terminó con los dos personajes, brindando testimonio ante la justicia brasileña, a cambio de la reducción de sus penas.

alberto yousseff y paolo costa

Alberto Yousseff (izquierda) y Paolo Costa (derecha).

Según cuentan los arrepentidos, el desvío de las arcas estatales se mantuvo ininterrumpido durante 10 años. En la mayoría de los casos, empresarios privados contribuían a las campañas electorales (mayoritariamente de figuras del Partido de los Trabajadores), incluida la reelección de Rousseff en 2010, y sobornaban a funcionarios con hasta un 2% sobre el valor del contrato, a cambio de obtener enormes licitaciones para obras públicas. Odebrecht y Andrade Gutiérrez, las dos empresas constructoras más grandes del país, se encuentran involucradas junto con otra veintena de firmas, en el escándalo de corrupción. Lula Da Silva es señalado en el caso porque habría hecho tráfico de influencias para beneficiar  Odebrecht. Esta última habría sido también beneficiada en Argentina, según sospecha la Justicia, Ricardo Jaime habría recibido dádivas para favorecer a la constructora en el plan de soterramiento del tren Sarmiento.

lula petrolao

Lula celebrando la extracción de petróleo desde una plataforma flotante, por primera vez en Brasil.

 

Dos años después de los inicios de la investigación judicial, la crisis en Brasil tiene como principal factor la profunda sospecha de malversación de fondos públicos, que ascendería a 4.000 millones de dólares. Esto explicaría, entre otras cosas, la gran deuda de Petrobras y sus números en rojo, el déficit fiscal y el robusto crecimiento del sector privado en el país.

En la actualidad Dilma Rousseff enfrenta un casi seguro impeachment (juicio político), y Lula Da Silva la posibilidad de terminar tras las rejas.

 

 

 

 

Qué opinás? Dejanos tu comentario o compartí el artículo en tus redes sociales.

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Comentarios

Comentarios