El precio internacional del crudo, aunque con breves repuntes, se mantiene bajo. ¿Cuáles son las causas? ¿Qué proyecciones y posibilidades de inversión hay para el 2016? Enterate haciendo click.

 

 

 

Muchas son las voces que se escuchan en estos días que  intentan pronosticar la cotización del crudo a corto y mediano plazo.  Pero lo cierto es que para esto es importante comprender acabadamente el origen de la crisis del petróleo.  La trepidante bajada de esta commodity ha sido motivada por dos factores importantes.

 

  • Aparición de los nuevos sistemas de extracción.
    El surgimiento de la técnica de  fracking (fracturación hidráulica), permite extraer el llamado gas de esquisto, un tipo de hidrocarburo no convencional, que se encuentra literalmente atrapado en capas de roca a gran profundidad. Este método tiene como principal desarrollador a Estados Unidos, país que ha invertido grandes cantidades de capital en préstamos públicos y privados para esta explotación.
    Sus principales defectos son el coste de producción que dependiendo de la explotación, se sitúa entre 50 y 59 dólares por barril y el endeudamiento de las compañías extractoras con bancos e inversores privados.
  • Aumento sensible de la oferta.
    El acuerdo entre Irán y Estados Unidos en 2015 promovió la quita de sanciones económicas internacionales sobre el país árabe. Esto permitió la entrada de un nuevo productor de petróleo y consigo, el incremento de la disponibilidad mundial de crudo. Esto desembocó en una franca caída de la cotización de los precios internacionales, por la consabida ley de oferta y demanda. 
  • Contracción económica generalizada.
    La desaceleración de países emergentes como China o India, producto de la última gran crisis económica del ’08. principales consumidores de esta materia prima, a su vez ha significado la disminución de la demanda del crudo. Este factor acrecienta la desigualdad con los pasados años, donde el crecimiento de los emergentes era de doble dígito y por tanto, la demanda era muy alta junto con el número de barriles disponibles en el sistema.

 

Actualmente, tanto los países miembros de la OPEP como los no pertenecientes,  intentan alcanzar un acuerdo para reducir la producción de petróleo y aumentar los precios por la misma y citada ley de oferta y demanda: si hay menos oferta el precio tiende a subir.

El problema de este acuerdo es que a corto plazo, sólo beneficiará a los países exportadores que se encuentren fuera de la OPEP, puesto a que en países como Arabia Saudita, la producción de un barril de crudo le cuesta menos de 9 dólares por lo que actualmente siguen ganando mucho dinero con esta actividad que es el motor principal de su economía. Por otro lado eliminar a competidores como Rusia, Venezuela o EEUU (este último con su fracking) mantiene la hegemonía y cuasi monopolio de esa organización, por lo que es difícil que se pueda alcanzar un acuerdo.

 

 

Qué dicen los expertos.

Como se ha mencionado anteriormente, el rol de Irán no hace más que aportar complicaciones al panorama. De hecho su participación en el mercado del crudo, hace las cosas aún más difíciles para los productores de fuera de la OPEP, ya que ese país logra inyectar en el sistema cerca de 500.000 barriles diarios los primeros 6 meses y 1.000.000 de barriles a finales de 2016 si se cumplen las previsiones.

Representantes de Estados Unidos e Irán durante la firma del acuerdo nuclear en 2015.

De acuerdo a los pronósticos de la consultora especializada S&J International Consulting, las posibilidades de que el acuerdo sea fructífero son escasas, de hecho consideran que “será muy difícil que ese acuerdo vea la luz si no hay un compromiso de beneficio extra, de aumentar el precio por barril”. De acuerdo con S&J los países que se encuentran fuera de la OPEP “perderían una importante ventaja competitiva, algo que creemos difícil, puesto que tienen poco con lo que negociar entre ambas partes.”

Desde S&J aseguran que “nuestra perspectiva es que el precio del petróleo siga cayendo si no se acuerda una solución estable, hasta al menos los 25 dólares por barril.” A pesar de esto y frente a la crisis del petróleo y el escenario incierto, la consultora advierte que “mientras no se disipen los rumores de recortes de producción, estaremos experimentando una rápida revalorización que creemos muy interesante para tomar posiciones en venta a poco antes del anuncio de acuerdo o no acuerdo, eso sí, para inversores muy experimentados.”

 

 

¿Qué opinás? Dejanos tu comentario abajo o compartí este artículo con los botones sociales.

Samuel Plaza

Asesor financiero. Especialista en estrategias empresariales e inversiones.

Latest posts by Samuel Plaza (see all)

Comentarios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.