Las vacaciones terminan, el nuevo año se pone en marcha y son muchos los que por primera vez se van a anotar en el gym. Si no sabés cómo elegir, acá hay algunos consejos para aclararte las ideas y hacer que el gimnasio sea tu templo de adelgazamiento y no una mazmorra de castigo.

Todos en algún momento fuimos novatos. Quisimos aniquiliar los kilos de más o nos dimos cuenta de que con salir a correr no era suficiente. En ese momento de nuestras vidas es cuando decidimos dar “el gran paso” e inscribirnos en un gimnasio. Como buenos novatos nos anotamos en el que está más cerca o es más económico, todo para darnos cuenta tiempo después de que ese lugar tiene más contras que benificios. Es que resulta ser que a la larga, si tu plan de entrenamiento se queda corto o es irrealizable por falta de equipamiento, esta puede ser la gran diferencia entre lograr tus objetivos o perder tiempo y dinero. Por más que sólo quieras perder peso, aumentar el volúmen o definir, hay algunos inflatables que no se pueden escapar de ningún centro de entrenamiento.
Es por eso que vamos a resolver ese planteo existencial de todo deportista fitness aficionado ¿Qué tiene que tener el gimnasio “ideal”?
Así no...

Así no…

 

 

Espacio, refrigeración, buena ventilación y espejos.

Bastante sencillo este punto. El lugar tiene que ser amplio, para permitir la circulación de todos sus clientes, la comodidad para poder ejecutar tu rutina y, fundamentalmente, el AIRE. Acudir a un gimnasio que apesta a cuerpos sudados no es nunca una experiencia grata. Es por eso que fundamental que el lugar cuente con aire condicionado/calefacción (para no sufrir las inclemencias del clima) o al menos ventiladores enormes. La comodidad hace a la diferencia, más si vas a estar ahí adentro varias horas a la semana. ¿Por qué espejos? No por una cuestión narcisista sino porque la buena postura al ejecutar los ejecicios es importantísima para evitar lesiones y para tener éxito con nuestra rutina. No siempre vamos a tener al profe corrigiendo tu postura, es por eso que clave que puedas monitorearte y hacer las cosas en la forma adecuada.

Espacios amplios y ventilación central. Rack de pesas con su respectivo espejo.

Espacios amplios y ventilación central. Rack de pesas con su respectivo espejo.

 

Áreas de cardio y pesas bien delimitadas.

¿Qién quiere correr en la cinta con una persona sufriendo con una pesa al cuello? ¿Quién quiere hacer sentadillas con una persona atrás pedalenado y mirándote en cada repetición? Comodidad y concentración. Las pesas y el ejercicio cardiovascular son dos momentos diametralmente distintos, que exigen estados mentales también acordes. Por eso, cada uno por su lado.

Juntos pero no revueltos

Juntos pero no revueltos

 

Aparatos de cardio de fácil acceso.

En mi experiencia personal y de búsqueda de EL gimansio, me encontré con muchas situaciones desagradables: cintas que dan descarga eléctrica, que se traban, que no tiene monitor de velocidad/distancia, que funcionan con una perilla (sí, como las radios viejas), que funcionan depositándo una moneda (como los lockers de los supermercados) o que funcionan bárbaro pero deben ser abonadas aparte. Esto JAMÁS es algo bueno. La cinta, es un elemento primordial para el entrenamiento, cualquiera debe tener la posibilidad de usarla con el sólo hecho de abonar la cuota mensual y, además, tienen que estar en condiciones aptas. De lo contrario, el cardio se convierte en un gran factor de desaliento por los incovenientes que representa, quitándole un montón de beneficios a tu rutina.

Entre los infaltables están, la cinta (como ya hemos dicho), la bici de spinning (fuera de las clases específicas, tiene que haber un par para uso común) y el elíptico (si tus articulaciones son sensibles, te lo van a agradecer).

Cinta, bici de spinning y elíptico.

Cinta, bici de spinning y elíptico.

 

Personal capacitado.

Nada más triste que el pobre novato a la buena de Dios en un mar de músculos y mancuernas. Todos pasamos por ese momento y es vedaderamente vergonzoso. No sabés qué hacer, cómo usar los aparatos, te olvidaste de cómo era el ejercicio y estás solo. Los profes del gym tienen que estar presentes con vos y en la sala todo el tiempo. Para monitorear e instruir a los primerizos, contenerlos y despejar todas sus dudas. Y fundamentalmente para evitar lesiones y accidentes.

Evitar lesiones y acompañarte en tu entrenamiento, el trabajo de cualquier profe.

Evitar lesiones y acompañarte en tu entrenamiento, el trabajo de cualquier profe.

 

Un rack con muuuchas mancuernas, discos y unas cuantas barras.

La mayoría de la gente que acude a un gimnasio lo hace con las horas y hasta minutos contados. Si a eso le sumamos tener que esperar que se desocupe una pesa para seguir con tu rutina, lo más probable es que varias veces te vayas a casa sin haber completado tu día, dejando trunco tu entrenamiento. Cuando te anotes en un gimnasio, hacé una breve inspección ocular buscando por estas preciosuras.

Rack con mancuernas, discos y barras olímpicas.

Rack con mancuernas, discos y barras olímpicas.

 

Aparatos, poleas y bancos.

Si hablamos de amateurs, hablamos de aparatos. Lo más probable es que los primeros meses ni te acerques a una pesa, ya que cualquier profe que se precie de serlo, tendrá la previsión y consideración de sentarte en los aparatos hasta que adoptes hábito y postura. Una vez hecho esto, lo ideal es mudarse a las poleas. Estas amigas te dan muchas posibilidades, sea para ejercitar la espalda, los trícpes, los bícpes, las piernas, los abdominales (bueno… casi todo el cuerpo). Las poleas son multiuso y es obligación que cualquier gimnasio serio cuente con 2 o 3 de estas. ¿Los bancos? Abdominales, press de banca, curl de biceps y muchos más.

Aparato de abducción de caderas, polea alta/baja, banco inclinado regulable.

Aparato de abducción de caderas, polea alta/baja, banco inclinado regulable.

 

Jaula para sentadillas y prensas.

Si no encontrás estas hermosuras en el gym, ni te molestes en ir. Ejercitar el tren inferior, las piernas, es uno de los puntos claves en cualquier rutina. Implican aumentar el gasto calórico y adquirir tonicidad en grupos musculares grandes (entre otras cosas), cosas que a la larga conducen a la pérdida de grasa y aumento de masa magra… Lo que todos queremos.

Y para eso sí o sí, tiene que haber una jaula. Nada aporta más comodidad y seguridad para ejecutar unas sentadillas como la jaula, sobre todo si vamos a hacerlo con peso. Lo mismo sucede con la prensa. Aunque su aspecto sea similar al de un elemento de tortura, es un complemento perfecto para las sentadillas, te va a aportar fuerza y masa, sin lesionarte la espalda ni nada raro. Sin ellas, un gimnasio no debería llamarse gimnasio.

Jaula de sentadillas y prensa de cuadriceps.

Jaula de sentadillas y prensa de cuadriceps.

 

Accesorios y clases gurpales.

“Sin televisión y sin cerveza, Homero pierde la cabeza”… Y haciendo todas las semanas y todos los meses la misma rutina, cualquiera la perdería también, no? Es por eso que tu próximo gym, tiene que brindarte la posibilidad de diversificar tu trianing, para hacerlo más dinámico, desafiante, entretenido y exigente. Algunas de los aditamentos con los que debería contar son, fitballs (o pelota suiza), bosu ball (media esfera) cintas o bandas elásticas, espaldera, kettlebells (pesas rusas), steps, camas elásticas, colchonetas, sand bags (bolsas de arena), y sogas para saltar, como mínimo.

Si es tu primera vez en el gimnasio y te amedrenta todo el ambiente de “los fierros”, siempre es una buena opción compartir una clase grupal. Si bien no todas las clases son para todos (algunas tal vez sean demasiado exigentes para tu condición física/salud/edad), siempre resulta un lugar donde podés hacer amigos y encontrar un ambiente de contención que te motive a lograr tus objetivios y a la sana competencia.

Fitball, colchoneta, soga, cama elástica y step. Gente felíz en su clase de spinning.

Fitball, colchoneta, soga, cama elástica y step. Gente felíz en su clase de spinning.

Precios razonables y (más o menos) cerca de casa.

Si decimos que lo anterior es lo básico de todo gimnasio, no tendría sentido pagar sumas exorbitantes por “lo que corresponde” (un gimnasio promedio decente ronda entre 300/450 pesos). Es por eso que si tu gimnasio se encuentra fuera de tus posibilidades económicas, claramente no es para vos.

La cercanía georgráfica del gym, es un tanto relativa. No necesariamente tiene que estar a la vuelta de la esquina ni tampoco a 40min en colectivo. Lo ideal (desde mi punto de vista) es un gimnasio que se encuentre a 10 o 12 cuadras a la redonda. Si tu plan para este año es pasar unas cuantas horas semanales haciendo ejercicio, caminar 10 cuadras todos los días (aunque parezca mucho) es claramente un beneficio.

Un gimnasio en Dubai? Un poco lejos y un poco caro...

Un gimnasio en Dubai? Un poco lejos y un poco caro…

Estos serían los infaltables, los imprescindibles de cualquier gimnasio digno. Si vas a pasar gran parte de tu semana entrenando, que sea siempre en un ambiente afable, distendido, con asesoriamiento profesional, seguridad y comodidad. Cualquier lugar que cuente con estos elementos es el lugar correcto para vos, ya que te va a brindar la posibildiad de gozar de un entrenamiento completo, con asesoramiento profesional y con la posibilidad de divertirte y mejorar tu calidad de vida.

 

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Latest posts by Sofia Delpueche (see all)

Comentarios

Comentarios