¿Machista, yo? En el día de la mujer no está demás repasar algunos puntos para reforzar de esta cultura tan peculiar. Apta para hombres y mujeres, entrá y descubrí cómo aportar a la causa sexista.

 

 

10. Dígale feminazi, le encanta.

Si una persona tipo “XY” de tu círculo personal, íntimo o profesional se define feminista o comenta que sería interesante que exista equidad de géneros, igualdad de oportunidades y que no nos apuñale algún muchacho; dígale que es una feminazi, que odia a los hombres y por tanto es una lesbiana reprimida. Todos sabemos que el peor castigo que existe para una mujer es ser una desagradable y obesa homosexual. A menos que sea una esbelta y sexy bisexual en PornHub, conversa ante la presencia de un falo en el plató, para deleite machista.
lesbiana masculina

 

9. Explíquele cosas que ya sabe.

No importa si es Doctora Honoris Causa, no importa que sea la jefa, dueña, gerenta. Usted, portador de pito, y usted, envidiosa de él, saben más que la mujer en cuestión.
No es necesario que usted si involucre y pregunte o tenga la curiosidad de explorar el bagaje de conocimiento de la muchacha, simplemente asuma que usted sabe más que ella y explíquele todo. Si puede varias veces.
En caso de que ella responda “sí, señor, estoy al tanto porque” interrumpa con un “claro, pero vos no tenés en cuenta (inserte tópico) porque sos mujer/joven/linda”. Aporta preguntarle si eso que sabe, se lo enseñó el marido. Estará a un paso del premio Machista de bronce.

2homero

 

 

8. Discuta bases teóricas del feminismo, sin haber leído.

“El feminismo es machismo al revés” es una gran frase para graduarse en la universidad del sexismo. Por más que haya años y toneladas de literatura que prueban que esto es erróneo (ya que el feminismo promueve la igualdad social, legal y cultural entre el hombre y la mujer), usted debe sostener que la corriente de pensamiento mencionada, es arcaica, está en desuso, y solamente aporta para “discriminar” al hombre. Por más de que muera una mujer cada 30 horas por violencia de género, de que millones de mujeres y niñas sean  esclavas sexuales a nivel global, y de que ganen casi 30% menos que los hombres en tareas iguales, “el feminismo no aporta nada”. Esta frase lo harán ver como un auténtico macho alfa o, en todo caso, una mujer hecha y derecha.

 

7. Pregunte y cuestione, decisiones de su vida personal que no lo involucran.

“Cuándo te vas a casar vos?…” “otro novio? siempre tenés uno distinto…” “Ah, pensé que querías tener hijos…” “Pero, no parecés lesbiana, que bueno!…” “Tan corto/largo ese short? No se te ve nada/se te ve todo”. Y así podemos  seguir por años. Estas palabras deben provenir de usted hacia una mujer que no conozca demasiado, aquí reside la clave de involucrarse donde no lo/la llaman. Implica meterse en la vida personal del sujeto “mina” y decirle qué y cómo debería hacer las cosas, siempre en relación al omnipresente HOMBRE, propio del buen machista.

james franco confused

 

6. Ante un mal día, pregunte por la regla o dígale “malco”.

Cara larga, ceño fruncido, mala postura? Usted se dio cuenta de que su compañera de trabajo no se esfuerza en motivar su apetito sexual y pavonearse como una preza por toda la oficina, a la espera de miradas en incógnito hacia su busto o glúteos. Usted percibe que a esa mujer “le pasa algo”. Hoy no quiere esforzar una sonrisa complaciente ni reirse de los chistes sobre discpacitados de Héctor, el desubicado del box de al lado.
Ante tremendo panorama, preguntele delante de mucha gente, si “le vino” o si hace mucho que no tiene sexo con un hombre.  A las mujeres nos encanta hacer públicos nuestros comportamientos fisiológicos y que se discuta en el foro, nuestra frecuencia sexual y de qué forma lo practicamos.

claire malco

 

 

5. Le sucedió algo inenarrable y vejatorio? Cúlpela.

Acoso laboral.Un tachero le mostró el pito. Le gritaron “te voy a violar”. El marido la quemó con una plancha a vapor. Frente a escenarios parecidos usted ANTE LA DUDA, pregunte qué estaba haciendo en ese momento.
Indague sobre si estaba sola o no, a qué hora ocurrió el hecho, si conocía al agresor, cómo estaba vestida. Y si no está convencido, dígale “capaz que es idea tuya…” Cuestiónela, las mujeres no tienen criterio, no distinguen y son volubles, por tanto nunca se les debe creer. En todo caso, algo habrá hecho ella también, no?

culpala

 

4. Haga observaciones sobre su cuerpo.

La anatomía de la mujer es como una plaza: pública.
Todo su ser está ahí para deleite masculino y envidia de iguales, propone la cultura machista. Es por esto que usted goza del privilegio de observarlo lascivamente en cualquier momento (no importa si está dando de mamar o entrenando crossfit), y además COMENTAR a viva voz que opina de ese elemento provocativo que es ella.
“Estás más flaca/gorda te queda bien/mal”, “venís más escotada últimamente”, “seguí poniendote esos jeans, por favor”, y otras más, son frases para obtener el posgrado en sexismo.  Si puede pasar a un segundo plano y pedir tocar o probar el cuerpo, hágalo! Si dice que no, es una histérica que caliente la pava y no se toma el mate. Y sino sígala hasta un callejón el día que la vea de short.

observaciones cuerpo

 

 

3. Enséñele que hay cosas “de nene” y de “nena”.

¿Está usted a punto de parir? ¿Está usted planificando traer un hijo al mundo? Antes de concretar esto, tome nota.
Celeste para varón y rosa para mujer. Repita este mantra por las noches y páselo de generación en generación. Con cada año se sumarán más cosas, como que la mujer no hace asado (pero sí ensalada), que maneja mal, que es pasional y no puede pensar, es poco práctica, es sensible porque está “programada” para ser mamá y por tanto TIENE instinto maternal. Es más honesta y más linda, por eso hay que mirarla. Mientras que el hombre es concreto, racional, proveedor, no llora, es MACHO (muuy macho) y por eso no es puto ni mujer. Todas estas creencias sexistas que nos perpetúan en una espiral de angustia intelectual, inequidad y sufrimiento, son necesarias para seguir siendo la nación machista que supimos ser. Dale para adelante!

6-year-old-autistic-boy-drives-toy-car-atv-bronx-river-parkway-nyc-3
2. Defienda la vida, niegue el aborto.

“Para vos es fácil elegir porque naciste”. Es la conclusión apostólica romana curiosa y poco inteligente, aún así esta frase es efectiva para desacreditar una discusión que tiene LITERALMENTE al 50% del país en contra y el resto a favor.
El river-boca ginecológico es un excelente as para ganar el póker del machismo. Llegado el momento, puede también utilizar el recurso de que “hay vida desde la concepción” (científicamente erróneo, pero no importa) y de que “el aborto es homicidio”. Por más de que se hospitalicen 80mil mujeres por año por abortos clandestinos, y de que muchas queden embarazadas producto de violaciones o falta de educación, esto no importa: la prioridad es la criatura. Este razonamiento se sostiene considerando el punto número 4.

jesus aborto

 

1. Apele a la biología.

Adjudique todos y cada uno de los errores y aciertos de una persona, a su sexo y confúndalo con género.
¿Baila bien? ¿Es prolija? ¿Es organizada? Se debe a que mujer. Ella de por sí no tiene ningún mérito extra. No existe en ella el entrenamiento, la tenacidad, el aprendizaje y la ambición. Simplemente se le da bien lo que hace, porque es mujer. Esto puede disfrazarse de falsa caballerosidad si se infiltra en un elogio: “que bien cocinás! Y… por algo sos mujer” Si usted es tipo XY, también puede emplear este recurso “Te ordené todos los ficheros… Viste como somos las mujeres con la limpieza”
¿Es olvidadiza? ¿Se enoja con facilidad? ¿Es quejosa? Se debe a que mujer. No hay espacio para permitirle cuestionamientos sobre la propia existencia o simplemente tener un mal día. Estas actitudes son condenables y se le adjudican a algo que jamás podrá cambiar, su condición de mujer.
Sobre esto, exíjale que se comporte a pautas culturales machistas, como si se trataran de una verdad unívoca sobre el desempeño humano: si es mujer, tiene que agradar. Por tanto debe  ser linda/flaca/sexy/sexy/madre, etc.
¿Los hombres? los hombres hacen lo que quieren. Al fin y al cabo nosotras sólo somos un par de tetas.

sexismo

 

 

 

Te gustó? Dejanos un coment o compartilo en tus redes
😀

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Latest posts by Sofia Delpueche (see all)

Comentarios

Comentarios