El 2014 inició con una de las apuestas más fuertes de la industria, Noé, que recibió críticas dispares. Todo dice que este año, estará marcado por las grandes producciones de tinte épico-bíblico. Hollywood recupera fieles y anticipa más cine Divino. La influencia del furor por Francisco.

 

Desde Ben-Hur, La Última Tentación de Cristo y Jesucristo Superstar, la industria hollywoodense ha tenido una relación ambivalente con la religión. Visiones acartonadas o demasiado polémicas, auténticos bodrios e interpretaciones tergiversadas, han demostrado que cine y religión no siempre se llevan bien. A pesar de estos encontronazos argumentales, las grandes producciones y epopeyas espirituales, han salido airosas con una abultada recaudación. Tal es el caso emblemátio de La Pasión de Cristo.

La PAsión de Cristo, criticada por ser demasiado gráfica y "antisemita".

La Pasión de Cristo, criticada por ser demasiado gráfica y “antisemita”.

Al cine cada vez se le hace más difícil llevar público a las salas. Ya sea por las tramas refritas producto de la “fuga de cerebros” de los guionistas reinante hace años, por los altos precios de las entradas, o la piratería. Este hecho dividió las aguas entre el cine más “reflexivo”, con películas como Her y Nebraska, y las típicas taquilleras como Las Tortugas Ninja y Los Vengadores. Es por esto mismo que Hollywood plantea combinar argumento y éxito comercial con una jugada clásica, pero renovada: el cine religioso.

 

 

Una génesis turbulenta.

La relación cine-reigión no es una novedad. Con dolores de cabeza y muchas veces en forma traumática, los grandes del séptimo arte han sabido retratar de mejor o peor forma, el fenómeno de la fe, las creencias e instituciones religiosas.
Michael Cieply, editor de la columna de cine del New York Times, escribio acerca de este inquietante vínculo.

Tiempo atrás, los estudios producían rutinariamente películas abiertamente religiosas, como Los Diez Mandamientos, Quo Vadis y Un Hombre Para Todas las Estaciones (todas ganadores en la taquilla con una amplio rango de audiencia). Pero luego de años de negligencia y hostilidad, la pregunta es si hoy Hollywood puede encontrar un terreno común con las audiencias religiosas.

Cieply se refiere con esto, al largo y polémico historial de la industria con la religión, más precisamente con el catolicismo. Las grandes películas han sido cuestionadoras de la fe católica y han planteado para sus fieles más dudas que certezas. Películas como La Última Tentación de Crsito, de Scorsese, mostraba una imagen inusulmente sexualizada de Cristo, lo que le valió el mote de “anti religiosa”.  Algo parecido a lo que pasó con la desopilante La Vida de Brian, de 1979. La película de los Monty Python, narra la historia de un judío nacido el mismo día de Jesús, quien es confudido con este. La sátira fue recibida con protestas y censura de grupos religiosos.

 

 

Lo que viene.

Los grandes estudios anunciaron para este 2014, por lo menos cuatro grandes producciones cinematográficas de tinte espiritual, además de la ya estrenada Noé.

Será Warner también, quien posiblemente lleve a Brad Pitt al set de Poncio Pilato, escrita por la autora Bera Vlasi (Las Mujeres Arriba).

Brad Pitt y su versión "coqueta" de Aquiles, en Troya.

Brad Pitt y su versión “coqueta” de Aquiles, en Troya.

Dioses y Reyes, retratará la vida de Moisés y será llevada al cine por Warner quien en un principio convocó a Spielberg para dirigirla. Ante su negativa, el estudio se inclinó por Ang Lee (Life of Pi).

Ang Lee, Mejor Director por Secreto en la Montaña.

Ang Lee, Mejor Director por Secreto en la Montaña.

La Redención de Cain, promete reflejar con tono macabro la historia de los hijos de Adán y Eva, Caín y Ablel. La película cobrará vida gracias a Sony Pictures y bajo la dirección de Will Smith. Aparentemente habrá ingredientes de vampirismo y fantasía.

Will, el Príncipe del rap, posible director de la historia de Caín y Abel.

Will, el Príncipe del rap, posible director de la historia de Caín y Abel.

Ridley Scott y Christian Bale, conformarán la dupla director-actor que se ocupará de Exodus, la otra mirada sobre la vida de Moisés. El largo cuenta con un presupuesto de 130 millones de dólares y su estreno se espera para diciembre de este año. Aaron Paul, Sigourney Weaver, John Turturro y Ben Kingsley, formarán parte de la épica religiosa.

Christian Bale en el set de Exodus, Almería (España).

Christian Bale en el set de Exodus, Almería (España).

 

Para Alfonso Mendiz, autor de Jesucristo en el Cine, la lógica detrás del boom, es económica. Para él las películas bíblicas guardan familiaridad con las de superhéroes.

Historias épicas y heroicas, personajes que ya eran previamente conocidos en libros y cómics, grandes efectos especiales y público familiar. Todo esto lo pueden aportar las películas bíblicas, si Hollywood pone dinero. (…) Y las historias bíblicas tienen una ventaja: no habrá que pagar un 5% de lo recaudado a la casa Marvel por derechos de autor. 

Evidentemente esta ecuación es la ganadora, ya que según afirma el diario El País, una encuesta realizada recientemente en Estados Unidos, reveló que 46 millones de personas consumen contenidos de acuerdo a sus creencias religiosas. Ese fenómeno hace que ese público en particular movilice más de un billón de dólares al año. Cabe destacar que el caso de nuestro vecino del norte es bastante especial y paradigmático, ya que es uno de los pocos países del primer mundo con una influencia y predominancia religiosa fuerte y, muchas veces, profundamente radicalizada, como retrata el documental Religulous.

 

 

La fe mueve montañas (de dinero).

Desde los fondos del Vaticano, el diezmo y el merchandising de la Virgen, María y José. La religión (cualquiera que sea), ha demostrado ser uno de los negocios más lucrativos, tanto bélica como audiovisualmente. El cine claramente, no es la excepción.

El catolicismo es la religión más grande del mundo, con más de 2 mil millones de seguidores en todo el planeta. Aun así, enfrenta un “tiempo de seguía” histórica. La profunda crisis del Vaticano a la sombra de las “nuevas creencias”, tiene que ver con la mala (y justificada) reputación del Vaticano: corrupción, abusos y comportamientos sectarios de la mano de Ratzinger, para nombrar algunos. Es por esto, quizás, que hoy tenemos a Francisco, el Papa sudamericano, rioplatense, humilde y bonachón, que promete cambios y acercó la Iglesia al pueblo.

 

La figura del Papa sigue siendo todavía hoy, en pleno siglo XXI, uno de los emblemas políticos más importantes de Occidente. Sólo en nuestro país vimos el cambio de retórica contra Bergoglio transformarse en un mar de elogios, luego de su designación como Sumo Pontífice. Esta nueva cara del catolicismo, con lentecitos y zapatos gastados, no hace más que atraer multitudes. A este magnético carisma de Francisco, se le suman los líderes del mundo. Es por eso que hoy, Francisco I es considerado la figura más influyente, incluso más que Barak Obama.

Francisco cuenta con 12 millones de seguidores en Twitter y 1700 millones de registros en google. Su retórica conciliadora y su “apertura” al hablar del divorcio, la homosexualidad y admitir y condenar públicamente los casos de pedofilia en la Iglesia, se ganó la credibilidad de muchos.
De hecho, a fines del año pasado se supo que en Estados Unidos (donde el catolicismo no goza de la mejor reputación, por su mayoría protestante), Francisco gozaba de una aceptación récord del 75% por parte del público general.
El Papa argentino es, sin lugar a dudas, la nueva cara de una iglesia tal vez renovada, más cercana a la gente. Y como la credibilidad y la popularidad cotizan en bolsa, tal vez esa sea una de las razones por las que este año, el cine se tiñe de homilía.

Barak Obama y Francisco I, en su primer encuentro el pasado 27 de marzo.

Barak Obama y Francisco I, en su primer encuentro el pasado 27 de marzo.

 

 

La primera década de los 2000 le trajo a Hollywood varios dolores de cabeza. Desde la crisis de los guionistas del 2009, que hizo que muchos de los grandes autores se “mudaran” a la tele, hasta la ardua batalla contra la piratería.
Esta segundo decenio que transitamos, trajo consigo la carismática figura del Papa, el acercamiento de la religión y un nuevo clima de regocijo espiritual. Esta nueva atmósfera promete ser explotada por los grandes estudios y “resucitar” el cine bíblico, un clásico de la gran pantalla.
Amén.

 

 Y vos, qué peli religiosa pensás ver?

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Comentarios

Comentarios