El 17 de mayo se rememora el Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y la Bifobia. Actualmente en 72 países la homosexualidad es un delito. En 8 de ellos se les aplica la pena de muerte. En Chechenia se lxs recluta a un campo de concentración para homosexuales. ¿Qué es lo que impulsa tanto odio? ¿Se disfraza de homofobia la fobia a todxs?

 

Veintisiete años atrás, el 17 de mayo de 1990 se eliminó a la homosexualidad de las listas de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud. A trece años desde que se haya establecido el recuerdo de esta fecha –en 2004-, las reacciones violentas contra el colectivo LGBTIQ siguen en escalada, y hasta se han visto recrudecidas. Pero realmente ¿Qué es lo que generalmente llamamos homofobia? ¿En qué se sustenta? ¿Es fobia a los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgéneros, o  fobia a lo diferente? ¿Fobia a todxs?

 

crimenes-odio

 

Vivimos inmersxs en un sistema estructuralmente androcentrista, en el que la regla es la heterosexualidad. En donde los sexos determinan los géneros y la orientación sexual. Todo se mide a través de un arquetipo viril de hombre hegemónico.

Las características que hacen a este modelo de masculinidad hegemónica son: hombre blanco, joven, rico y heterosexual. Todo está diseñado para satisfacer las inquietudes y necesidades de este sujeto, invisibilizando a  aquellas otras personas que el modelo excluya, y a sus necesidades.

El autor Demetrakis Z. Demetriou señala la doble función de este modelo. Hegemonía externa, con la dominación masculina sobre las mujeres; y hegemonía interna, con la subordinación de todos los hombres  por un grupo de hombres (vamos de vuelta: por un grupo de  hombres blancos, jóvenes, ricos y heterosexuales).

Arzola-10

 

La vara del varón patriarcal marca una diferencia con lo demás, que es considerado como “lo distinto”. Marta Lamas señala que esa diferencia es la manera en la que se interpreta al otro, la forma en la que se asume a lxs otrxs, y está determinada por la cultura. La producción de ideas de lo que deben ser los hombres y las mujeres, es la simbolización de la diferencia sexual y del deseo sexual. Por lo que son los estereotipos los que definen –simbolizan- a cada género.

 

El género es un filtro y una armadura: filtra nuestra percepción del mundo y constriñe nuestras opciones de vida. Marta Lamas

 

Género y orientación sexual están regidos por la concepción de complementariedad reproductiva. Lo que da lugar a la sexualidad vivida solamente con fines reproductivos, tomando a la heterosexualidad como una imposición de la “naturaleza”.

 

Ni la heterosexualidad es “natural” ni la homosexualidad es antinatural; ambas son resultado de procesos psíquicos en la orientación del deseo sexual, y su ejercicio está reglamentado por la cultura. Marta Lamas

 

 

Norma Mogrovejo define a la homofobia como “odio irracional a los disidentes sexuales”, a quienes se apartan del imperativo social heterosexual. Y acertadamente la entiende como: arma de escarmiento contra quienes desobedecen la heteronorma.

 

 

En otro artículo, Marta Lamas a partir de la discusión del matrimonio diversx, manifiesta que la homofobia es una combinación de asco, miedo y odio. En que tanto “miedo” como “odio” no se pueden expresar. El miedo, probablemente por representar la atracción a una persona del mismo sexo, y el odio, porque está mal visto socialmente, por lo que queda la expresión del “asco”, entendido como forma de construcción de una otredad –según la antropóloga Rocío Silva-.

Con la basurización simbólica es que se profundiza esa limitación de otredad, con la puesta en práctica de ese “asco” del que hablamos. Este concepto aportado por Rocío Silva, se refiere a la organización “de lx otrx” como elemento sobrante de un sistema simbólico, conducta que refuerza aún más la diferencia ya existente. Por lo que todo lo que no está contenido en el discurso dominante se entiende como desechable, como pegajoso, como una molestia.

 

 

El rol de los gobiernos es fundamental en la promoción del odio homofóbico. Con el sostenimiento de discursos que remarcan la basurización simbólica –al excluir, negar, omitir a lxs disidentes sexuales-, las persecuciones policiales y su asimilada desatención ante hechos violatorios de los derechos humanos de las personas LGBTIQ.

De una forma directa se institucionaliza la homofobia, parafraseando a Nora Mogrovejo, al promover el odio –o asco- con la implementación de programas como “profilaxis social” o “cero tolerancia al delito” que identifican a la disidencia sexual con la delincuencia o la inmoralidad.

Como sucede en Rusia, con la punición a la normalización de las relaciones sexuales no tradicionales. Puntualmente en Chechenia en donde la situación es atroz, la eliminación pasó de ser simbólica –basurización- al exterminio físico, con persecuciones y detenciones violentas, hostigamiento a las familias de lxs disidentes, secuestros y apartamientos en campos de concentración para homosexuales, con el fin de infligirles prácticas tortuosas, violaciones y homicidios.

 

77

 

En Arabia Saudita, son ausentes de derechos y la homosexualidad es un delito penado con la muerte. En Europa y América Latina los derechos de las personas LGBTIQ también se encuentran cruelmente vulnerados, y los ataques de odio y violencia se han acrecentado.

 

 

Volviendo al origen de este odio, de esta opresión y represión de la diferencia, miramos hacia atrás y solo vemos a un responsable: hombre blanco, joven, rico y heterosexual.

tumblr_n24y4wZFyJ1s64pnto1_500

Es cierto que no todos alcanzan ese modelo, pero ayudan a sustentarlo al beneficiarse con las “migajas” que dejan la sumisión de masculinidades “inferiores” y oprimiendo a las mujeres,  lo que se denomina masculinidad cómplice, como precisa Díez Gutiérrez en su cita. El sometimiento a sus iguales para el beneficio de unos pocos terceros.

En la construcción de la masculinidad hegemónica se necesita del sexismo y de la homofobia para distinguirse de lx otrx, y reforzar su dominación, señala Colina. Siendo las mujeres y las personas diversas sexuales una otredad inferior. Con la homofobia se busca la corrección de todas las formas de ser que no correspondan al modelo hegemónico.

 

Entonces se entiende que quienes NO corresponden al modelo hegemónico, y por ende son repudiadxs, a:

  • Disidentes afecto/sexuales (personas lesbianas, gays, bisexuales, intersexuales, queers)
  • Disidentes de género (personas agénero, andróginas, transgénero, genderqueer, de género fluido)
  • Mujeres en todas sus edades, etnias y orientaciones sexuales
  • Hombres viejos, niños, adolescentes
  • Hombres pobres y de clase media
  • Hombres no blancos (todo el que no sea caucásico)

 

… la gran mayoría ¿no?

Lo que deja en evidencia lo diferente que somos al modelo preestablecido.

 

salud-mental

 

Probablemente tengamos que detenernos un segundo, vernos a nosotrxs mismxs y analizar dónde estamos paradxs, para qué lado estamos dirigiendo las cosas. Esto nos deja un interrogante del tamaño de un elefante: ¿No será la homofobia la excusa de unos pocos para repudiarnos a todxs?

Agostina Lanzillotta
Seguime

Agostina Lanzillotta

Abogada. Me interesa la perspectiva de género hasta en lx sopx.
Agostina Lanzillotta
Seguime

Latest posts by Agostina Lanzillotta (see all)

Comentarios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.