A pesar de los personajes voluptuosos del animé y el manga, el boom del hentai y la sobre-explotación de la industria sexual, Japón se encabeza el ranking de países célibes. Mucho ruido y pocas nueces, asexuales, mujeres robots y cabinas porno. De qué estamos hablando? Pasá y entérate.

 

 

Animé, manga y videojuegos, patrimonio indiscutido de Japón, recopilan cientos de personajes femeninos curvilíneos y sensuales. El porno japonés, el hentai, hace lo propio en forma hardcore e incluso incluye el sexo con animales y menores. Una industria floreciente de venta de productos y tecnología a favor del placer sexual que, según se sabe, implica hasta el 1% del PBI del país.

Boa Hancock, la pechocha de One Piece.

Boa Hancock, la pechocha de One Piece.

Aun así, los japoneses no sólo cuentan con altísimas estadísticas de control de natalidad sino que además, sucede algo similar con sus encuentros amorosos: los japoneses han dejado de tener sexo.

 

Cifras que hablan:

Japón y el sexo se llevan bastante mal. La tasa de natalidad ha disminuido sensiblemente. Tanto que, de acuerdo a un estudio publicado por el National Institute of Population and Social Security (IPSS), para el 2040 los nacimientos habrán disminuido en hasta 40 millones y para el 2060, Japón contara con un tercio de la población actual (126 millones).

Café con osos de peluche para personas solas en Japón.

Café con osos de peluche para personas solas en Japón.

Si bien la natalidad no es sinónimo de relaciones sexuales si consideramos el éxito de la profilaxis, en el caso de Japón existe una directa relación entre estos dos factores. Un estudio publicado por compañía de seguros mas grande del país, Meiji Yasuda Life, demuestra que el 30% de los hombre entre 20 y 30 años, jamás ha tenido una cita. El mismo numero vale para mujeres de 20 años.

Cabina de karaoke individual, para cantar en soledad.

Cabina de karaoke individual, para cantar en soledad.

Otro estudio del IPSS explicita que a un aproximado del 40% de los japoneses, no les interesa la idea del casamiento o de mantener algún tipo de pareja durante gran parte de su vida. Para ellos, la soltería a largo plazo es una buena opción. Actualmente y según la encuesta, un 60% de mujeres y 50% de hombres, no mantienen ningún tipo de contacto con personas del sexo opuesto.

 

Mas vírgenes y menos interés por el sexo.

En relación a la perdida del contacto sexual entre japoneses (siempre entre hombres y mujeres, ya que la homosexualidad es tabú), datos aportados por la Asociación de Japón por la Educación Sexual y recogidos por el Huffington Post, anuncian que la perdida de la virginidad ocurre recién alrededor de los 20 años en hombre y mujeres.

Publicación del Huffington Post.

Publicación del Huffington Post.

Asimismo, la Asociación Japonesa de Planificación Familiar (JFPA, por sus siglas en ingles) anuncia con alarma que un 36% de los hombres de entre 16 y 19 años, asume no tener ningún tipo de interés en el sexo. En esa misma franja etaria en mujeres, el número asciende al 59%. No sólo no les interesa el sexo sino que incluso sienten aversión por la idea.

 

Herbívoros en aumento.

Si bien el término podría referirse simplemente a una dieta estrictamente vegetariana, si nos referimos a Japón y el sexo, esto cambia drásticamente.
Se trata de hombres y mujeres que han tomado la decisión consciente de renunciar a todo tipo de pareja y contacto sexual con otros, incluso consigo mismo en algunos casos. En su mayoría jóvenes, estos optan por la soledad, el ahorro y el excesivo cuidado y aseo personal.

Muchachos asexuales / herbívoros.

Muchachos asexuales / herbívoros.

Shakers, una consultora parte de Dentsu, la empresa publicista mas grande de Japón, estiman que un 60% de hombres en sus 20 años se considera herbívoro. Cifra similar a la que arroja Lifenet, con un total de 70%

 

Posibles causas.

Como en todo fenómenos sociológico, es de esperarse que los orígenes de esta problemática contengan múltiples factores, aunque los especialistas apuntan todos sus cañones a la tecnología y el individualismo extremo de una cultura competitiva y consumista.
De acuerdo a un articulo publicado por la BBC, las presión social por el éxito económico fomenta la aislación de los japoneses, quienes ante la imposibilidad de encontrar una pareja real, prefieren una virtual. Aplicaciones como Love Plus, desarrollada por Nintendo, es una de las tantas que permiten esta clase de relaciones.
Las nuevas tecnologías de realidad virtual como OCULUS, ya están siendo estrenadas en Japón, con fines sexuales de simulación.

 

Aparentemente, la idea de un compromiso a largo plazo o de contacto sexual, es considerada un obstáculo para el desarrollo individual y profesional. Establecer vínculos es visto como una tarea tediosa y sin finalidad alguna, por lo que una Love Doll es una buena opción. Estas muñecas hiperrealistas pueden ser hechas a medida, totalmente personalizadas, y poseen una textura de silicona muy similar a la piel humana. Son livianas y articuladas, por lo que adoptan casi cualquier posición imaginable.

El desarrollo de estas muñecas se encuentra en un estado tan avanzado, que se espera que dentro de unos años se las pueda dotar de inteligencia artificial, para memorizar las preferencias eróticas de su dueño e incluso, sean capaces de susurrar frases amorosas.

 

El poder adquisitivo, tecnología y desigualdad: factores claves.

 

En Japón, uno de los países con el costo de vida mas alto del mundo y pioneros en desarrollo tecnológico, el dinero es uno de los principales obstáculos al momento de unirse con una potencial “media naranja”. Al menos así lo refleja el estudio del IPSS, donde mas de un 40% de hombres y mujeres lo admitieron.

Factores que obstaculizan conseguir pareja.

Factores que obstaculizan conseguir pareja.

El mismo estudio muestra a las claras como las personas jóvenes, anteponen la realización personal a dedicar tiempo para encontrar o compartir tiempo con otro. Entre los motivos mas nombrados como excusa para evitar el contacto, se destacan: “Soy muy joven para casarme”, “no siento la necesidad”, “prefiero concentrarme en mis estudios” y “no quiero perder la libertad y la comodidad”.

Un hombre con sus varias esposas de juguete.

Un hombre con sus varias esposas de juguete.

Japón y el sexo se erigen como realidades incompatibles . En la tierra de los otakus, donde la prostitución es un delito grave y donde solo el sexo con penetración es considerado sexo propiamente dicho, proliferan los salones rosas. Establecimientos diversos donde mujeres practican el sexo oral a hombres en habitaciones oscuras. Algo similar a las casas de masajes, donde los clientes son agasajados con caricias e incluso limpieza de sus orejas. Por su parte, las cabinas de DVD, fueron desarrolladas solo para el placer solitario, allí el cliente ingresa, adquiere el DVD hentai que le interese e ingresa a un cubículo aislado e insonorizado, provisto de un televisor y demás artefactos para el autoplacer.

Hombre en cabina de DVD.

Hombre en cabina de DVD.

Japón y el sexo se llevan bastante mal, si consideramos la preponderancia de la soltería. En lo que respecta a las mujeres, se cree que la decisión de mantener la soledad, tendría que ver con la desigualdad de genero, ya que en el país asiático a aquellas féminas que poseen una familia y trabajan, se las considera “oniyome“ o mejor dicho, “esposas diablo”. Esta presión social hace que el 70% de las mujeres abandone su profesión luego del primer hijo.

 

En un mundo que avanza en forma cada vez mas vertiginosa al futuro de las comunicaciones y la realidad virtual, Japón y el sexo son probablemente una muestra de lo que le depara a la civilización occidental, hambrienta de éxito y cegada por la persecución del estatus y el consumo.

Perdida de vínculos, jóvenes asexuados y una población en franca decadencia por le caída de los nacimientos. Tamagochis amorosos y mercantilización del erotismo. La alarma se alza con el sol naciente, algo tiene que cambiar o vamos todos por el mismo camino.

Que opinás?

Sofia D.

Sofia D.

Locutora, periodista.
Genero contenido para este blog y otras plataformas web.
Sofia D.

Comentarios

Comentarios