Durante las últimas semanas hemos sido testigos y partícipes indirectos a través de las noticias, de los distintos linchamientos que se dieron en diversas localidades del país. Debate postergado, justicia por mano propia y el rol de los medios de comunicación.

 

La Capital Federal, ciudad de Córdoba y Rosario, fueron los epicentros de los linchamientos que se dieron durante las últimas semanas. Las imágenes de las cámaras de vigilancia ciudadana retrataban como una horda de vecinos se abalanzaba sobre un motoquero y lo golpeaba hasta morir. La caída en desgracia del “pibe chorro”, anticipó una serie de hechos violentos que en muchos casos fue calificada de “ola” y hasta de “fenómeno” por los medios de comunicación.

Repercusión mediática internacional de los linchamientos. (Diario Perfil).

Repercusión mediática internacional de los linchamientos. (Diario Perfil).

Los linchamientos se constituyen como un proceso que se encuentra normado, un proceso fuera de la ley, ilegítimo, donde una persona o grupo hace uso de la fuerza para establecer lo que conocemos como “justicia por mano propia”. Aunque el origen es incierto, se cree que la etimología de la palabra proviene del anglicismo Lynching. El mismo es un derivado del apellido Lynch, adjudicado a James Lynch Fitzstephen y en ocasiones al juez Charles Lynch. El primero ahorcó a su hijo luego de ser este acusado de homicidio, en 1943, y el segundo, ordenó la ejecución de opositores al gobierno en 1780.
Además del uso de la fuerza, la justicia por mano propia, y la ausencia de un proceso legal, los linchamientos frecuentemente se dan en contextos de intolerancia y racismo.

Multitud presenciando el histórico linchamiento de Waco, Texas, en 1916. Un afroamericano con retraso madurativo acusado de violar a la esposa de su patrón.

 

 

Y por casa…

De acuerdo con el Informe Regional de Desarrollo Humano (IDH) 2013-2014 de la ONU en América Latina,  Argentina encabeza las lisas de:

  • Tasa de trata de personas cada 100 mil habitantes.
  • Tasa de violaciones cada 100 mil habitantes.
  • Violencia familiar.
  • Incidencia en delitos sexuales.
  • Porcentaje de población en pobreza y tasa de criminalidad cada 100 mil habitantes.
  • Tasa de robos.
  • Indicadores de armas de fuego y delito.
  • Porcentaje de inseguridad.
Tasa delictiva argentina en cifras.

Tasa delictiva argentina en cifras.

Según el informe, en Argentina ocurren aproximadamente mil asaltos cada 100 mil habitantes. Esta y las demás cifras se constituyen simplemente como eso, estadísticas, indicadores que habla a las claras de una serie de problemas de fondo que no han encontrado solución. Los cuales se recrudecen y toman su forma más visible en los hechos delictivos y violentos del día a día.

 

De acuerdo con un estudio del Observatorio de la Deuda Social, de la Universidad Católica en Buenos Aires, es erróneo caracterizar a los robos como “el pobre que le roba al rico”, ya que según sus estadísticas, la tipología del delincuente se encuadra más allá del arquetipo del “pibe chorro” e implica una serie de factores socio-económicos diversos, que llevan a que una persona ingrese en lo que denominan el “mercado del delito.”

El crimen se produce por una desviación en el comportamiento del individuo y sus causas deben buscarse en factores o circunstancias sociales o familiares que provocan ese desvío. Asimismo, hay que analizar la motivación propia del delincuente ya que las personas con más propensión al delito serán aquellas que no tienen proyectos o planes a largo plazo o no se preocupan por el futuro. (…) Sólo los individuos con una alta tolerancia hacia la violencia participarán de ese mercado.

 

Estos estudios y opiniones apuntan, con menor o mayor éxito, a tipificar el delito, sus ejecutores, víctimas y posibles causas, y en la mayoría de las los casos, se establece como inseguridad a la propensión o condición de víctimas de robos o hechos violentos, sin considerar la otra inseguridad. La que viven aquellos quienes conforman la “pobreza estructural” y son también víctimas de la marginalidad. El Doctor Mariano Ciafardini, Director Nacional de Política Criminal en Materia de Justicia y Legislación Penal, argumenta que:

“Desocupación, marginalidad y pobreza son los estados que llevan la inseguridad a las calles. Cuando estos índices descienden, los niveles de delito también bajan”.

Dr. Mariano Ciafardini.

Dr. Mariano Ciafardini.

Para Ciafardini, además de la desocupación y la marginalidad, en la actualidad se debe sumar a la problemática social de generación del delito, el narcotráfico.

“Uno de los principales motivos que generan el accionar delictivo es el aumento del consumo de estupefacientes en sectores marginales de la sociedad como el paco y, además, está el negocio de la distribución y comercialización que provoca situaciones de violencia.”

 

La violencia.

Para entender los linchamientos se debe considerar la noción de violencia en su concepción más amplia y completa. Desde el comerciante víctima de reiterados robos, hasta la violencia intrafamiliar, la pobreza como forma de violencia, y la falta de acceso a las necesidades básicas y ausencia de políticas públicas e instituciones. Todos estos factores son los que contribuyen a la segregación social.

 

En este sentido, la socióloga Marsitella Svampa, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, advirtió acerca del recrudecimiento de la violencia y la intolerancia, en el marco del aumento del delito, en una entrevista con un medio del Uruguay. Acerca de los linchamientos a delincuentes y la “autodefensa” armada, durante los saqueos en Córdoba en noviembre de 2013, Svampa sentenció que estos constituyen “un tenebroso intento de privatización de la justicia. Ambos hechos como respuesta colectiva a los saqueos, develaron un síntoma de profundo retroceso de la democracia y de los derechos humanos. En un contexto marcado por nuevos conflictos sociales, mayor desigualdad, creciente desorganización social y discursos punitivos, nuestro país parece estar abriendo una peligrosa caja de Pandora.”

Maristella Svampa, Socióloga y militante en contra de la megaminería.

Maristella Svampa, Socióloga y militante en contra de la megaminería.

 

Los medios.

En este contexto de aumento de la marginalidad, ausencia de políticas eficientes que favorezcan la integración social, aumento de la criminalidad y recrudecimiento de la violencia con los linchamientos como protagonista principal, los medios se establecen como principales relatores de una representación sesgada de la realidad. Siempre en forma arbitraria y digitada en pos de sus intereses propios.

Los linchamientos para la esfera mediática privada y para la estatal.     Los linchamientos para la esfera mediática privada y para la estatal.

Los linchamientos para la esfera mediática privada y para la estatal.

La escalada violenta de orígenes diversos y consecuencias inciertas, no tuvo el análisis correspondiente o edificador en los medios, sobre todo en la televisión. Los linchamientos fueron utilizados como bien de cambio, moneda común en favor de la construcción narrativa del discurso político propio.

El caso paradigmático en relación a la explotación de la noticia y el discurso para el rédito propio, es el tratamiento que se le dio a la noticia de la intervención del actor Gerardo Romano, en un linchamiento en el barrio de Palermo, en Capital Federal.
Los grandes canales de noticias opositores al gobierno se instalaron como una propaladora del que denominaron “fenómeno” e incluso “ola” de linchamientos. Hecho que (teniendo en cuenta el alcance de la televisión como medio edificador de la construcción de la “realidad”), sólo contribuye a legitimar una conducta tan criminal como un robo o un homicidio. En este sentido, tomaron el caso de Romano y titularon en ocasiones que el actor, “evitó”, “impidió” un linchamiento y hasta que protegió al delincuente.

Cobertura de Clarín, 03 de abril.

Cobertura de Clarín, 03 de abril.

En la vereda contraria, desde la Televisión Pública, en el programa oficialista 6,7,8 fue la panelista Cynthia García quien, quien se atrevió a asegurar que “está bien” que los delincuentes “entren por una puerta y salgan por la otra. Por su parte, Duro de Domar, se hizo eco de la noticia y produjo un informe en tono satírico donde se comparan la golpizas colectivas con los “linchamientos mediáticos” vía twitter entre famosos y se infiere (mediante el uso de la edición donde se descontextualizan los hechos) una complicidad entre Romano y Sergio Massa.

 

 

En ambos casos, el tratamiento de la información es totalmente irresponsable. Resulta absolutamente simplista condenar al actor Gerardo Romano por evitar un linchamiento, y retratarlo como un defensor de la criminalidad. Lo mismo sucede al asegurar que, el hecho de que no se condene a una persona que cometió un delito, es un acierto.
En ambos casos, la corporación mediática oficialista, y la privada opositora, “llevan agua para su propio molino”, instalando en la agenda un debate a medias, y privando a los televidentes de una visión completa y compleja que contribuya a un mayor entendimiento de una coyuntura tan compleja como la actual.
Bajo ningún concepto puede resutar saludable que desde un medio masivo se inste solapadamente a masacrar a mano limpia a un ladrón, escudándose bajo frases como “la gente está harta”, como lo hizo Eduardo Feinmann en C5N.  Del mismo modo que no puede sugerirse que los robos en la vía pública son algo que “sucedió toda la vida. Y es natural que en algunos casos, de mil, uno, dos o tres, terminen de la peor manera”, como lo hizo Victor Hugo Morales en su programa radial.
En todo caso, en el caso particular del actor Gerardo Romano y de quienes repudian los linchamientos, lo que se busca evitar es que un grupo de personas se vean imputados por homicidio o la carátula que corresponda.

 

 

Repudiar los linchamientos es oponerese a la estigmatización y al círculo enfermo de la violencia por la violencia. Proponer un debate ciudadano y la puesta en común de una merecida solución para terminar con la escalada de injustica social. Del que sale a robar y al que le roban.

Sofia D.

Sofia D.

Locutora, periodista.
Genero contenido para este blog y otras plataformas web.
Sofia D.

Comentarios

Comentarios