La app de la polémica desembarcó en Argentina y generó rechazo y protestas. Con la fuerza de lobby de una multinacional Uber pide pista y amenaza al transporte tradicional. Lados B y zonas grises del negocio de la discordia. 

 

 

 

Aunque la oferta es tentadora y sobre todo, sofisticada, la realidad en relación a la experiencia de Uber en el resto del mundo, no es toda color de rosas. Haciéndose valer de huecos legales, lo que inició como una start-up es hoy una de las empresas más lucrativas del momento. Detrás de la “economía colaborativa” se esconde una gigante multinacional.

 

 1. ¿Y vos quién sos?

Uber se aparta del mote de “empresa de transporte” y se presenta como una aplicación para smartphones, aunque sólo lo es parcialmente. Concretamente Uber es una empresa que ha desarrollado una aplicación móvil con el fin de acercar a conductores particulares a medio tiempo, a un público extenso y a un precio módico: 35% menos que la tarifa regular.
Uber ofrece conectar con un chofer desde el teléfono, pautar recorrido y tarifa de antemano e incluso la posibilidad de pagar mediante tarjeta de crédito. Además solamente admite coches de gama media o alta, de poca antiguedad y sus conductores pasan unas serie de exámenes psico-físicos para darse de alta en la empresa.
¿Qué gana Uber? Un porcentaje de cada viaje que el pasajero abona.

Tarifas de Uber en otros países.

Tarifas de Uber en otros países. (Fuente: BBC Mundo).

 

 

2.  Show me the money.

Lo que hace atractivo Uber, además de la relativa exclusividad de su flota virtual de naves, es el precio. Alrededor del mundo supo instalarse entre un 25 y 30% por debajo de la tarifa estándar de taxis en las grandes ciudades. Se calcula que en Estados Unidos (donde el servicio existe sin restricciones, salvo en estados particulares), un chofer gana un promedio de 20 dólares por hora neto. Uber obtiene una ganancia de entre un 15 y 20% sobre cada viaje, en ciudades como Londres alcanza hasta un 25%. En México DF, por ejemplo, se han reportado ganacias por conductor de hasta $540 dólares a la semana. En nuestro país prometen una ganacia de 10 mil pesos semanales.
Mientras tanto, la ganancia total de la empresa no está a la vista, ya que no publican esta clase de datos, aunque según la revista Forbes, su valor como negocio oscila los 15 millones de dólares. De hecho, se espera que este año cotice en bolsa.

Tabla de utilidades, Uber México. (Fuente: El Economista).

Tabla de utilidades, Uber México. (Fuente: El Economista).

 

 

3. Mentiras verdaderas.

Aunque desde Uber anuncian con bombos y platillos cosas como que en Estados Unidos, “un chofer de Uber gana en su tiempo libre lo mismo que un dentista o un psicólgo” (cerca de $7.500 dólares al mes), esto no sería cierto en su totalidad.  Alison Griswold, una periodista especialziada en negocios de la revista Business Insider, se encargó de realizar una investigación exhausitva de casos testigo de conductores de Uber en Nueva York.  Griswold no pudo encontrar un solo chofer que se hiciera con esa suma de dinero.
En concordancia con la primera investigación, de Wall Street Journal anunció a través de uno de sus artículos, que lejos de ser una fuente de trabajo alternativa y lucrativa, Uber es más bien un “servicio de empleos de baja remuneración.”

Entre 10 y 12 horas, el promedio de actividad diaria para alcanzar la ganancia que promete Uber.

Entre 10 y 12 horas, el promedio de actividad diaria para alcanzar la ganancia que promete Uber.

 

 

 4. Todo tiene un precio.

La relación costo beneficio de Uber, también es otro tema que permanece en las sombras. Aunque los anuncios de ganacias suenan más que tentadores, realmente es muy difícil (por no decir imposible) alcanzar la meta financiera que promete la empresa.
Las tarifas actuales de Uber rondan los 4,50 pesos por kilómetro o 1,75 por minuto, en Capital Federal. Para obtener los ansiados 10 mil pesos por semana, el chofer debería realizar cerca de 2.200 kilómetros  o bien, acumular poco más de 5.700 minutos en recorridos. Básicamente, un imposible que demandaría más de 10 horas de viajes al día. Todo eso sin calcular costos de combustible, peajes, posibles infracciones o averías del automóvil.

Tarifas de Uber en Capital Federal.

Tarifas de Uber en Capital Federal.

 

 

 5. Rápido y evasor.

Actualmente la actividad de Uber no está regulada ni en Argentina como en casi ninguna parte del mundo. Esto implica, no sola la competencia desleal con los taxistas (por más que el servicio sea costoso y muchas veces deplorable), la precarización de fuentes de trabajo y, por supuesto, el desembarco de una empresa multinacional que no va a tributar al país. Por más que sus choferes perciben ganancias, aunque mínimas, lo cierto es que la actividad más que lucrativa de Uber dejá cero pesos en suelo nacional e implica ganancias solamente para sus menos de 2mil empleados en todo el globo.
De hecho, estos mismos inconvenientes son los que hacen que al día de hoy Uber este prohibido o funcione parcialmente en la mayoría de los países.

Uber, gráfico de su funcionamiento actual en el mundo.

Uber, gráfico de su funcionamiento actual en el mundo.

 

 

 6. Economía colaborativ… Capitalista.

Uber se ufana de hacer uso de la llamada “economía colaborativa”, la cual consiste en presentar a consumidores de un servicio y aquellos que lo generan o producen o un bien, en paridad de condiciones. Ambos generan acuerdos y establecen valores. La clave es la confianza en quien “vende”, basada en la valoración de otros dentro de una plataforma social. Uber hace esto, pero a medias.
Si bien acerca a choferes y viajeros mediante una red,  las tarifas son pautadas en forma unilateral por la empresa y se rigen bajo la ley de la oferta y la demanda. La empresa cuenta con una “tarifa dinámica”, la cual implica que a mayor demanda de un viaje, mayor será su precio.  Si muchos pasajeros quieren viajar a Palermo un viernes en hora pico o con piquetes, la tarifa por minuto/kilómetro se engrosa porque la demanda crece.

Carl Meacham, el lobista de Uber que generó las negociaciones en Argentina.

Carl Meacham, el lobista de Uber que generó las negociaciones en Argentina.

De hecho, Uber se parece tanto a las empresas transnacionales tradicionales, que para negociar la llegada en Buenos Aires trajo al experimentado lobbista, Carl Meacham. Meacham es Gerente de Asuntos Públicos del Cono Sur para la “app” y ex  jefe la banca republicana en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano para la región, algo así como el “Remy Danton” de Uber.

 

 

 

¿Te sirvió la info? Si es así por favor compartí este enlace con los botones sociales

o dejanos tu comentario abajo.
😀

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Latest posts by Sofia Delpueche (see all)

Comentarios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.