A dos días de finalizar los Juegos Olímpicos de invierno, Rusia deja tras de sí un sabor agridulce. Organización polémica, gasto excesivo y homofobia. Postales de la cortina de nieve de Vladimir Putin.La edición invernal de los Juegos Olímpicos, empezó con el pie izquierdo en la diestra Rusia. El acto de apertura de uno de los eventos deportivos más esperados del año, se sucedió con un traspié un tanto vergonzoso. Durante la ceremonia inaugural, un desperfecto técnico provocó que uno de los aros olímpicos no funcionara, dejando trunca la aparición del quinto aro (el colorado) que representa al continente americano.

olympic-ring-fail-photo

Se trataba de una instalación colgante enorme, la cual simulaba copos de nieve que se abrían recreando el símbolo de los juegos olímpicos. El desperfecto generó una serie de críticas a la organización de los JJOO y una gran controversia entorno a los fondos destinados al evento.Posteriormente en una conferencia de prensa, el productor de la ceremonia, Konstantin Ernst, minimizó el desperfecto argumentando que:

“Ninguna persona normal puede molestarse si, en una historia de dos horas, un copo de nieve no se abre. Es una reacción paranoica.”

Kosntantin Ernst, productor de la ceremonia de apertura de Sochi 2014, en conferencia de prensa.

Kosntantin Ernst, productor de la ceremonia de apertura de Sochi 2014, en conferencia de prensa.

La controversia se instaló no sólo por la desprolijidad en cuanto al “aro-gate”, sino también por su directa relación con el presupuesto destinado para los winter games, que todavía no se ha revelado oficialmente. El político opositor Boris Nemtsov, aseguró a los medios que los Juegos implicaron un gasto cerano a los 50 billones de dólares, más que la suma total de todas las ediciones anteriores. Esa cifra se desprende de un informe de corrupción, en el cual se denuncian el uso de mano de obra de inmigrantes ilegales, la mala calidad de las instalaciones y el uso de la mitad del presupuesto total en maniobras fraudulentas. Algunas de ellas tienen que ver con las licitaciones de las obras, las cuales fueron adjudicadas sin la fiscalización debida. Durante la preparación de los JJOO, sólo en 2012, se registraron 15 accidentes y 25 muertes de trabajadores de la construcción.

Boris Nemetsov, dirigente opositor.

Boris Nemetsov, dirigente opositor.

Además de la denuncia formal de la oposición política, existe una web que refleja “la einciclopedia de la corrpución.” Se trata de un sitio interactivo que muestra a los “campeones de la carrera de la corrupción”, en un mapa que plasma a los líderes que se han enriquecido a costa de la ejecución de obras y asignación de fondos.

"Einciclopedia de la corrupción", web que denuncia enriquecimiento ilícito.

“Einciclopedia de la corrupción”, web que denuncia enriquecimiento ilícito.

Esta serie de denuncias por corrupción en la Rusia de Putin, tienen su correlato en las redes sociales. La malversación de los fondos dio lugar a episodios insólitos, vividos por los miles de atletas hospedados en la villa olímpica de Sochi, que se ven retratados en la cuenta Sochi Fails en Twitter. Hoteles sin piso, puertas sin picaporte, agua turbia y baños sin divisiones, son algunas de las imágenes que reflejan la (al menos), desporlija organización de Sochi 2014.

Baños sin división en la villa olímpica.

Baños sin división en la villa olímpica.

Mientras tanto, detrás de los esquíes, los trineos y el curling, el espíritu de hermandad y solidaridad, emblema del deporte, se ve opacado por las leyes homofóbicas de la ex Unión Soviética. Desde el 2006 en ese país existe la legislación que prohíbe la “propaganda homosexual”. Si bien en la teoría se trata de una enmienda que protege a los niños de la publicidad de “relaciones sexuales no tradicionales” (en el marco de una ley de lucha contra la pornografía), en la práctica cualquier persona que se exprese públicamente sobre los derechos LGBT o cualquier pareja homosexual que exprese su cariño en la vía pública (tomarse de las manos, abrazarse o besarse), es suceptible de ser condenada. Las penas abarcan desde multas cuantiosas hasta la reclusión en prisión.

En este marco de retroceso en materia de Derechos Humanos, gasto público y de aros que no se abren… Las integrantes de la banda opositora/feminista/punk Pussy Riot, fueron brutalmente agredidas el último miércoles, mientras trataban de improvisar un show en una de las sedes de Sochi. Entre gas pimienta y látigos, la banda fue agredida mientras les tiraban las guitarras a la basura. El episodio violento fue retratado por las cámaras y más tarde, sirvió de material para un nuevo videoclip. “Putin te enseñará a amar la patria” es la canción que critica la violación de los DDHH y el presupuesto destinado a la organización de los juegos de invierno.

 

Las chicas del pasamontañas ocuparon las miradas de la prensa internacional por primera vez en 2012, cuando en un acto de protesta ingresaron en la catedral de Moscú intespestivamente para improvisar un concierto. El acto fue definido por ellas mismas como una “oración punk, para salvar a Rusia de Putin.” El hecho les valió un juicio el cual terminó con la condena de dos años de prisión, que no se cumplió gracias a la presión de Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

Pussy Riot en la catedral y durante el jucio.

Pussy Riot en la catedral y durante el jucio.

Como si esto fuera poco, la activista trans y exdiputada italiana, Vladimir Luxuria, fue expulsada del parque olímpico y declarada persona no grata, tras intentar mostrar una pancarta con la leyenda “It’s OK to be gay”. Mark Adams, portavoz del Comité Olímpico Internacional, justificó la medida explicando que “el Parque Olímpico, las calles olímpicas no son lugar para manifestaciones, estemos o no de acuerdo.”

Vladimir Luxuria en el parque olímpico. Mark Adamas, portavoz del COI, en conferencia de prensa.

Vladimir Luxuria en el parque olímpico. Mark Adamas, portavoz del COI, en conferencia de prensa.

Evidentemente la cortina de nieve, los 50 billones invertidos para silenciar las críticas internacionales y posicionar a Rusia como plaza deportiva y anfitrión internacional, no fueron suficientes para callar las voces que denuncian las irregularidades presupuestarias, y los manejos poco democráticos del ex KGB, Vladimir Putin.

Derechos Humanos, corrupción y chicas punks de pasamontañas. Algunas de las postales semi-amargas que deja la XXII edición de los Juegos Olímpicos de Invierno. El evento deportivo de la Rusia anti gay, donde un grupo de muchachos noruegos, con uniformes estilo “op-art” hicieron furor pasando el escobillón… Nos tapó la nieve.

Equipo noruego masculino de curling.

Equipo noruego masculino de curling.

Baños sin división en la villa olímpica.

Seguime

Sofia Delpueche

Locutora, periodista.
Soy Editora de este blog. Mirá mis videos en YouTube http://bit.ly/2ksJvOG
Seguime

Últimas entradas de Sofia Delpueche (ver todo)

Comentarios

Comentarios