¿Cuándo se empezó a hacer cine de terror? ¿Fue siempre bien recibido? ¿Cuáles son las bases de este género? Hoy te damos todas las respuestas, si te animás, mirá!

 

 

 

EL GABINETE DEL DOCTOR CALIGARI.
(‘Das Kabinett des Doktor Caligari’, 1919, ROBERT WIENIE).

El Doctor Caligari presenta en la feria de un pueblo al sonámbulo Cesare, como un vidente que es capaz de responder a cualquier pregunta. Francis y Alan, dos amigos que estaban visitando la feria, se fijan en la atracción del Doctor.
Alan decide preguntarle al vidente y sonámbulo Cesare cuando llegará su muerte, y Cesare le responde que antes del amanecer del día siguiente. Profecía que se cumple.
Tras la muerte/asesinato de Alan, su amigo Francis, junto con su novia Jane, deciden investigar a Caligari y a su sonámbulo.
Cuando el Doctor se entera, obliga a Cesare a secuestrar a Jane y a matarla; pero esto no se cumple, ya que Cesare se enamora de la mujer y decide llevársela fuera del pueblo.

La película, producida por UFA, es un claro ejemplo del expresionismo alemán. No se puede clasificar en ningún género, aunque el más acertado sería el suspense o terror.
Destacan los decorados y atrezos surrealistas y adelantados a su tiempo, queriendo crear un ambiente de pesadilla y fantasía.
El arriesgado maquillaje de Cesare, influenciará a una larga lista de mitos de terror. Otro detalle indiscutible es la caja de madera en la que el sonámbulo duerme, que ya anticipa uno de los tópicos vampíricos más primitivos del cine.
El plano de la sombra de Cesare acuchillando a Alan también ha marcado profundísimamente el cine de terror posterior.

El guión, de Carl Mayer (modificado por la presión de la productora y las autoridades alemanas) es una metáfora de lo que se estaba viviendo en Alemania y de lo que sería la próxima Alemania nazi; ya que la idea del guionista era denunciar la actuación del Estado durante la guerra. Caligari inducía al sonámbulo a cometer asesinatos, al igual que el Estado inducía a un pueblo a perpetrar crímenes, que se consumarían, años después, en la II Guerra Mundial.

 

 

NOSFERATU, EL VAMPIRO.
(‘Nosferatu, eine Symphonie des Grauens’, 1922, DRIEDRICH WILHELM MURNAU).

Hutter, empleado de una inmobiliaria en Wisborg (Alemania), es enviado a los Cárpatos para concretar con el Conde Orlok la venta de una casa.
Hutter comienza su viaje, y de camino, se hospeda en una posada, y al mencionar que se dirige al castillo del Conde Orlok, todos los presentes se escandalizan. Él sigue su camino, hasta llegar al castillo, allí lo recibe el Conde y le invita a dormir, ya que al siguiente día concretarán todo respecto a la venta de la casa. Hutter amanece al día siguiente con dos heridas en el cuello.
La historia continua, y Hutter, aun inconsciente del peligro, se lleva a Orlok al pueblo, donde comienza a morir gente en extrañas circunstancias

La película es un plagio del Drácula de Bram Stoker. Murnau, el director de Nosferatu, no logró hacerse con los derechos de la historia, de modo que decidió filmar su propia versión. Se cambian algunos nombres, y la localización, ya que Nosferatu se sitúa en Alemania, y Drácula en la Inglaterra victoriana.
La película fue un éxito, pero la viuda de Bram Stoker demandó a Murnau por infracción de derecho de autor, y el tribunal ordenó destruir todas las cintas de Nosferatu. Aún se conservan algunas, de las cuales se hicieron copias tras la muerte de la viuda de Stoker.
A pesar de ser una adaptación de Drácula, Nosferatu se ganó la reputación de un clásico sobre el mito del vampiro, y también es de los máximos exponentes del expresionismo alemán.
Fue tal su influencia, que, cuando se rodó Drácula, de Tod Browning en 1931, se copiaron gestos del Conde Orlok y los adaptaron a Bela Lugosi, actor que da vida a Drácula.
Lo único que no ha trascendido ha sido la estética del Orlok, viéndose eclipsada por la de Drácula, dando lugar a la representación más conocida de un vampiro.

 

 

EL FANTASMA DE LA ÓPERA.
(‘The Phantom of the Opera, 1925, RUBERT JULIAN).

 

En los sótanos de la Paris Opera House, vive un fantasma llamado Erik (interpretado por Lon Chaney) El fantasma, celosos, comete varios asesinaros y mutilaciones con el fin de conseguir que la estrella del espectáculo, Madamme Carlotta, se enamore de él.

Rubert Julian, nacido en Nueva Zelanda, emigra a Australia y es allí donde comienza su carrera como actor teatral, hasta que decide emigrar a los Estados Unidos, con 34 años. Un movimiento muy acertado, ya que es ahí donde comienza su exitosa carrera como director de cine en la vieja Hollywood.
La película destaca, más que por su trama y argumento, por sus decorados, producción, y por la interpretación de Lon Chaney. Los decorados son muy adelantados, y está considerada la primera ‘superproducción’, al contar con un alto presupuesto, escenarios arriesgados, costosos, y nada simples. Deja entre ver lo que sería el Hollywood de los años siguientes.

También destaca el maquillaje de Lon, hecho por él mismo; manteniéndolo durante el tiempo que duró el rodaje en un estudio secreto.
Hay una serie de planos muy modernos, como un par de contrapicados que aparecen en la escena en que la muchedumbre persigue al fantasma por París.
Se destaca también la aportación de color a algunos pasaje del metraje, por medio de tintes utilizados en la escena del baile de máscaras para destacar el disfraz rojo del fantasma.
Está considerada una versión más de La Bella y la Bestia, como puede ser también King Kong.

 

¿Te gustó? Dejanos tu cometnario abajo o compartí esta nota en con los botones sociales.
😀

Martín Grito

Proyecto de artista en toda la extensión de la palabra.
Redactor en Magazing y Un blog chino.
Técnico en Imagen y estudiante de Realización.

Latest posts by Martín Grito (see all)

Comentarios

Comentarios

Los comentarios están cerrados.