Este año se realizó en Córdoba el primer “Festival Mundial del Choripán”. Además de los tradicionales choris, el menú contó con embutidos aptos para vegetarianos. La onda de vegana llegó a los carritos de los chorpianeros. Cuáles son las (no tan) nuevas tendencias en alimentación que cada vez suman más adeptos.

 

El pasado 15 de marzo próximo, en inmediaciones del Parque Sarmiento en la ciudad de Córdoba, tuvo lugar el primer Festival Mundial del Choripán. Con el objeto de homenajear a los trabajadores del embutido nacional y destacar a esta pieza gastronómica inigualable y típica, más de 300 carritos impregnaron la fauna y la flora del lugar, con el característico perfume del chori. Desde el tradicional hasta algunos alegóricos en homenaje a personajes de Córdoba, el Festival tendrá un ecléctico menú. La novedad? Uno mariposa para vegetarianos y celíacos, para concientizar sobre los buenos hábitos alimenticios.

 "Calentitas las paltas!"

“Calentitas las paltas!”

Aunque es una contradicción en sí misma hacer un festival sobre un embutido hecho a base de cerdo que se sirve dentro de pedazo de pan… La intención es la que vale y es la que nos hace considerar el rápido avance de las tendencias en alimentación consciente que, achura por achura, se apodera de la dieta de los argentinos.

Vegetarianismo, todo sobre la madre.

Todo indica que de esta dieta en particular, nacieron otras formas de nutrirse que derivaron en lo que hoy se conoce como veganismo y “comida viva”.

Los primero registros de este tipo de alimentación datan del siglo sexto, cuando como parte de una doctrina filosófica y religiosa en contra de la violencia, los antiguos griegos e indios, optaban por abstenerse a la carne y derivados de animales. De hecho, el vegetarianismo es conocido como “dieta pitagórica”, ya que sus discípulos (además de calcular la hipotenusa de vez en cuando), llevaban a cabo esta dieta al igual que su mentor.

Esta forma de comer, desaparece completamente tras la expansión del Imperio Romano y es retomada en el medio evo, impuesta por la monarquía católica con el fin de terminar con los placeres carnales (literalmente) a excepción del pescado. Durante el renacimiento y en consonancia con la revalorización de los principios griegos, se revitaliza el vegetarianismo y más tarde, en 1847 nace la primera sociedad vegetariana en el Reino Unido. La unión de esta última con las de Alemania y Holanda (entre otras) en 1908, da como resultado la Unión Vegetariana Mundial, con base en Dresden, Alemania.

Infografia sober el vegetarianismo.

Infografia sober el vegetarianismo.

En la actualidad el vegetarianismo se encuentra dividido en 4 dietas principales. La estrictamente basada en vegetales (vegetarianismo estricto), la que permite el consumo de huevos pero no de leche (ovo vegetarianismo), la que permite el consumo de leche pero no de huevos (lacto vegetarianismo) y la que permite el consumo de ambos derivados (ovo-lacto vegetarianismo).

Aunque la creencia popular indica que el vegetarianismo es perjudicial para la salud por falta de proteínas, de acuerdo a la Asociación de Dietistas de Canadá, una dieta bien planificada resulta saludable y además, conduce a mejorías en la salud. Cabe recordar que las proteínas pueden encontrarse en distintas fuentes, no sólo en carnes y lácteos. Sino, suficiente con revisar la biografía de Carl Lewis, atleta olímpico ganador de 10 medallas de oro quien, luego de convertirse al vegetarianismo, experimentó el mejor desempeño deportivo de toda su carrera.

Carl Lewis, Oro en Salto en largo. Atlanta '96.

Carl Lewis, Oro en Salto en largo. Atlanta ’96.

 

Veganismo, el brazo armado de los animales.

Además de la salud y el bienestar, en el veganismo hay un componente político y ético, ineludible. Se basa en la defensa de los derechos de los animales y en el rechazo de la explotación del ecosistema. La Vegan Society, considera que veganismo es “la doctrina en la cual los humanos viven sin explotar a los animales”.

El veganismo es la cara más radical y “fundamentalista” (para decirlo de alguna manera), de la alimentación verde. Este modo de vida se traduce en la abstención total de productos derivados de animales. Ya sea como parte de la dieta (inclusive la miel), de la vestimenta (ni cueros ni tejidos), del ocio (zoológicos, corridas de toros, circos o incluso películas donde los animales sean tratados como objetos de entretenimiento. Todo mal con Liberen a Willy), o productos probados en animales (cosméticos o alimentos sintéticos).

Poster vegano.

Poster vegano.

Este complejo estilo de vida (claramente, no se trata de una dieta y nada más), aunque no goza de la aceptación popular, principalmente por desconocimiento, sí tiene el amplio aval de los principales institutos médicos y de salud del mundo, como la Asociación Americana de Dietética, la Junta de Andalucía y estudios de la Universidad de Oxford. Todos ellos concuerdan en que cuanto menor sea el porcentaje de los alimentos de origen animal que se consumen, mayores serán los beneficios para la salud“.

Respecto al consumo de proteínas (siempre tabú), la postura oficial de la Asociación Americana de Dietética, es contundente al argumentar que la proteína vegetal puede satisfacer los requerimientos proteicos siempre que se consuma una variedad de alimentos vegetales y se cubran las necesidades calóricas.

El veganismo, además de basarse en lo que se conoce como “alimentación consciente”, y defender los derechos de los animales, tiene en sus preceptos fuertes críticas al modelo industrializado de elaboración de alimentos sintéticos, el mal uso de los recursos naturales y la devastación del ecosistema.

Una de sus fervientes defensoras y practicantes, es la it girl catamarqueña, Calu Rivero, quien recientemente declaró que ser vegana le resulta un “acto de amor” y que el shock más fuerte luego de su conversión, fue el vínculo con la moda, ya que se reconoce como ex-consumidora de productos de cuero.

En Córdoba, existen algunos restós y deleveries que cuentan con un menú apto y hasta exclusivamente diseñado para veganos. En otras regiones del mundo, el movimiento vegano es cada vez más grande, y prueba de esto el informe al respecto de la Televisión Española.

 

Macrobiótica, no es un cuento chino.

Su origen en occidente data de la década del ’40-’50 aproximadamente, cuando el filósofo japonés, George Oshawa, llevó a Europa las enseñanzas del doctor Sagen Ishizuka, basadas en los principios del Ying y el Yang y la espiritualidad.

Básicamente lo que conocemos como macrobiótica, proviene del Lejano Oriente, y es una tradición culinaria ancestral que conjuga alimentación y medicina, y que tiene como premisa el poder curativo de los nutrientes. Como el Ying y el Yang, cada alimento tiene una cualidad o energía específica, la cual debe ser empleada para diversos propósitos puntuales. Ya que a cada requerimiento corresponde un alimento, para cada necesidad de cada persona, existirá un régimen macrobiótico el cual, debe ser ajustado por un nutricionista afín a esta disciplina.

Pirámide nutricional macrobiótica.

Pirámide nutricional macrobiótica.

La dieta macrobiótica admite el uso de cereales, granos y carnes, además de otros productos específicos de origen oriental (té verde, soja, algas, miso, etc.).

A pesar de gozar de una buena reputación en torno a las mejorías en la salud en el corto y mediano plazo, la macrobiótica es frecuentemente condenada por la medicina occidental, debido a que ejecutada en forma extrema y restrictiva, puede llevar a estados de anemia e hipoglucemia.

En mi experiencia personal, esta forma de comer resulta un tanto tediosa para la vida moderna, teniendo en cuenta que para las capacidades sanadoras de los alimentos realmente funcione, es necesario que la cocción de estos sea ejecutada en formas particulares, que pueden tardar (en algunos casos) varias horas. Además, muchos de los ingredientes son imposibles de conseguir (ya que sólo los encontrás en tiendas orientales específicas) y en muchos casos, bastante costosos.

A pesar de esto, a quienes sostienen que llevando a cabo la macrobiótica, es posible no sólo disminuir las posibilidades de contraer cáncer, sino también de aumentar las probabilidades de éxito en la lucha contra la enfermedad. Una de las voceras en favor de esta teoría, es la doctora y autora del libro “Alimentos Anticáncer”, quien ha padecido la enfermedad y encontró su recuperación, al cambiar su dieta.

 

Raw food, cortado verde.

La alimentación cruda, crudísimo o alimentación “viva” se trata básicamente de eso: alimentos sin cocción. Estos carecen de procesamiento y en la mayoría de los casos son de origen orgánicos (libres de pesticidas).

Los alimentos de la dieta cruda incluyen lácteos no pasteurizados u homogeneizados, frutas crudas (vade retro compota!), semillas, huevo (versión sashimi) y carnes rojas tipo carpaccio.

Pirámide nutricional crudista.

Pirámide nutricional crudista.

Algunos puntos a favor son la simplicidad en la preparación, ya que obviamente, los platos no requieren cocción, aunque sí preparación en el caso de legumbres que deben mantenerse en agua antes de ser ingeridas (como las lentejas, por ejemplo). Además, según sostienen sus adeptos, los alimentos raw contienen importantes enzimas y nutrientes que facilitan la digestión y el bienestar general. Al someterlos a la cocción, las enzimas se pierden, tornando la digestión dificultosa. Por otra parte, las bacterias de lo crudo, nutren al tracto digestivo de flora intestinal y algunas frutas, funcionan como antioxidantes.

"Hamburguesas crudas", a base de semillas.

“Hamburguesas crudas”, a base de semillas.

La escalada crudista está en ascenso, de tal manera, que el pasado 22 de febrero la Capital Federal, fue el escenario del primer “Raw Fest”. Allí se dieron conferencias, charlas y talleres sobre alimentación sana y crudísimo.

Algunas celebridades que se suman a la alimentación “viva”, son Demi Moore, Woody Harrelson, Susan Sarandon y Jason Mraz, y Jorge Porcel Jr. (mentira).

En breves palabras, este ha sido un resumen de algunas de las tendencias en alimentación consideradas nuevas (aunque no lo son), que han adquirido popularidad en los últimos años y que de a poco, se hacen cada vez más comunes entre personas de todas las edades. Con improntas diversas, políticas, éticas o con la salud como bandera, estos estilos de vida tendrán buenos resultados, siempre y cuando sean acompañados de un profesional que guíe el procedimiento.
Celebridades, médicos y (como decíamos al principio), hasta choripanes veganos.
Evidentemente, “vaca-mbiando la forma de comer”.
Lisa, la vegetariana.

Lisa, la vegetariana.

Sofia D.

Sofia D.

Locutora, periodista.
Genero contenido para este blog y otras plataformas web.
Sofia D.

Comentarios

Comentarios